Desorganización: el enemigo no. 1 del freelancero

Mientras estudiaba Diseño Gráfico tuve un compañero que era exepcionalmente bueno para la ilustración fantástica, entregaba trabajos dignos de premios que despertaban envidia de la buena y de la mala. Su futuro era muy prometedor.

Años después me lo encontré en una reunión de exalumnos y nos enteramos que, luego de haber sido la estrella de algunos despachos y agencias de publicidad decidió volverse independiente. Entonces, para su mala suerte, comenzó su declive. Una serie de infortunados episodios lo llevaron a la bancarrota y ahora de clases de computación en el negocio de su prima.

En mi experiencia, lo que sucede cuando alguien decide saltar a las desconocidas aguas del freelanceo, es que no tienen lo necesario para salir aflote. Podrás tener grandes cualidades en tu área profesional, ser muy buen ilustrador, un magnífico redactor, un hábil programador o un creativo diseñador gráfico, pero si eres desorganizado realmente debes reconsiderar tu incursión en el trabajo independiente.

¿Qué le pasó a este aventajado excompañero?

Como la historia de mi excompañero me pareció muy interesante e ilustrativa para este blog le invité un café para que me compartiera sus experiencias con miras a escribir este post. Después evalué que hubiera sido mejor invitarle unos mezcales, pero pues uno no es adivino.

Sucedió que un buen día mi excompañero se cansó de las agencias de publicidad, le tenía muy molesto que lo vieran como “obrero del mouse”. La  gota que derramó el vaso de su paciencia fue el día que se enteró que un chica de cuentas, que llevaba seis meses en la agencia, ganaba más que él que llevaba dos años en el equipo que había ganado varios premios para la misma.

Entonces decidió que era tiempo de independizarse. Renunció y se llevó el contacto de tres clientes para los que comenzó a trabajar desde su casa. Entonces se  enfrentó a su gran enemigo: la desorganización. El tiempo nunca le alcanzaba, a veces se saltaba una comida para poder seguir trabajando, luego se dormía tardísimo jugando algún videojuego, se despertaba super tarde y se ponía a trabajar mientras comía cualquier cosa junto a la computadora. Solía cancelar citas en el último momento y evitaba usar una agenda pues alegaba que los calendarios son para las personas que tienen mala memoria. Los fines de semana se la pasaba perdiéndose compromisos familiares y rara vez salía con amigos.  Sus clientes grandes le pedían constantemente cosas que él no podía entregar, hasta que dejaron de llamarlo.

Entonces tuvo que decirle “sí” a cualquier proyecto chiquito que le pusieran enfrente y, como era de esperarse, sus ingresos se vinieron abajo. En gran parte gracias a su desorganizada vida.

Así transcurrieron tres años de altibajos, problemas de sobrepeso, broncas con el SAT y dos rupturas sentimentales. Hasta que su prima le ofreció un trabajo de tiempo completo como instructor de ilustración digital. Y, curiosamente, ahora está más feliz. El horario fijo de su nuevo trabajo lo obliga a levantarse a la misma hora todos los días, contar con hora y media para comer con calma. Su jefa le pide recibos quincenales y le entrega sus hojas de retención puntualmente. Todos los días regresa a su casa a las 19:30 y le sobra tiempo para atender sus compromisos personales. La paga no es altísima, pero le permite pagar las cuentas. Aunque anda pensando en freelancear por las noches sabe que no es la mejor idea.

Mi cuestionamiento

Lo que le reclamé a mi excompañero no fue muy bien recibido pues le confirmé que lo que le hizo falta en sus años como independiente era organización. Le dije:

– Yo también tengo un horario para trabajar, nunca me salto comidas, tengo asignado un tiempo para a las actividades administrativas y que me doy mis escapadas para ir a ver a los cuates y a mi familia.

– Sí, pero hay algo en lo que no podrás competir: trabajas sola.- Contestó triunfal.

– Sí, pero para eso tengo Tuíter ¿no?, ja ja, ja. No, ya en serio, me encanta trabajar sola, no soportaría tener a un jefe espiando sobre mi hombro.

– A mí no me espía nadie.

– Ok, era una expresión…

– Sale, ya me tengo que ir.

#Shales

Queremos tu trabajo, no podemos pagarte

disenador editorial2Me estoy cansando de ver anuncios donde requieren diseñadores para trabajar gratis.

Estos avisos hacen uso de la modalidad de “intercambio en especie”, “oportunidad de aprendizaje” o el clásico “te daremos el chance de mostrar tu trabajo al mundo”… y ¿saben qué? ¡Ya estuvo bueno de abusar de los diseñadores! Si no te van a pagar con dinero entonces no se puede llamar empleo o trabajo.

Difícilmente encontraré un anuncio que solicite a un arquitecto para construir una casa al cual se le ofrezca “pago en especie”. Tampoco abundan las ofertas para secretarias a las que se les pague con “aprendizaje”. Mucho menos habrá un requerimiento para un abogado que no cobre a cambio de que “su trabajo sea mostrado al mundo”. Entonces ¿porque los diseñadores somos menospreciados como profesionales? la respuesta es simple: como somos demasiados, peleamos por ofertas ridículas y ocupaciones disfrazadas de empleo.

Mis sugerencias si aspiras a trabajar en una empresa:

  • Considera que el periodo de prueba en un empleo no debe ser a cuenta de tus ahorros, si no te pagan en esta etapa de inicio ¿qué te hace pensar que lo harán después?
  • Recuerda que el truco de los trainees está bien para entretener a los jovencitos que están terminando la universidad, pero si ya tienes más de 30 años ¡no puedes darte el lujo de trabajar gratis para aprender!
  • Cuando un despacho o asociación ofrece un Trabajo (sí, así con mayúsculas) te debe dar un contrato y prestaciones, debes estar dado de alta en una nómina y recibir tu pago puntualmente. Si algo de esto te falta ¡no estás en un empleo formal! Ojo: entregar recibos de honorarios no te hace “empleado” de la empresa, sólo demuestra que en realidad no estás contratado y eres un freelancero que cubre un horario en una oficina, sin derecho a crear antigüedad.

Y si eres freelancero:

  • Recuerda que tú, y sólo tú, decides cuando vas a donar tu trabajo. Tú, y sólo tú, debes evaluar qué asociación o persona merece que le regales tu tiempo y trabajo. Obviamente, a menos que alguien te mantenga, donar tu trabajo “a la causa” sólo lo puedes hacer como una ocupación parcial, nunca con disposición total de tu tiempo.
  • Si alguien te convence de pagarte en especie (con cosas, pues) evalúa si realmente lo que te están ofreciendo es algo que verdaderamente quieres o necesitas. Recuerda la historia que platiqué sobre la diseñadora a la que le pagaron con depiladoras No-no: ¡qué problema fue venderlas!
    Si alguien ofrece pagarte en especie realmente te está pagando menos, me explico: el dueño de la fábrica de juguetes te ofrecerá pagarte los $10,000 pesos que te debe con mercancía valuada en su catálogo por un total de $10,000 pesos; el detalle es que a él esos juguetes realmente le cuestan fabricarlos aproximadamente $7,000. Al final te está pagando 30% menos de lo que le costaría pagarte con dinero.
  • Si eres un profesionista independiente, y ya tienes por lo menos cinco años trabajando por tu cuenta, ya sabes que te están cuenteando cuando un cliente te dice:
    — Hazme una prueba gratis para que me anime a encargarte el proyecto.— No te podemos pagar, pero vamos a incluir tu crédito para que puedas presumirlo en tu portafolios.
    — Estamos evaluando a varios ilustradores y vamos a optar por el que mejor desarrolle el brief.
    — Nos encantan tus fotografías ¿podrías enviarnos varias para nuestra revista? no hay pago, pero es promoción.
  • Si por alguna extraña razón decides trabajar a cambio de otra cosa diferente al dinero, por favor, deja muy claro los alcances del proyecto, establece plazos claros y nunca permitas que te traten como un empleado al que sí le pagan.

Como bien dice @ElDivanDelCopy :

No se reciben ofertas SIN PAGO o donde “se paga con aprendizaje”. “Aprendizaje” mis huevos.

5 cosas que debes tener antes de ser freelancero

Worry

“Me urge ser freelance” alguien escribió en el Twitter.
“¿Por qué?” preguntó alguno.
“Porque estoy a nada de matar a mi jefa, me tiene podrida con sus críticas hacia mi trabajo.”

Si eres un emplead@ y tu actual trabajo no te hace feliz, tal vez sea momento de cambiar de trabajo, pero no de renunciar a los empleos y volverte independiente. Odiar a tu jef@ no te califica para ser un freelancero exitoso. Y con exitoso no me refiero a que sea mundialmente famoso, sino a que, simplemente, viva decorosamente con las ganancias que obtiene de verder sus servicios como trabajador independiente.

Antes de saltar a las turbulentas aguas del Freelanceo te comparto cinco cosas que debes considerar antes de volverte “tu propio jefe”.

 

 

1. Ser proactiv@

Ser proactivo es tomar la iniciativa de hacer las cosas y no esperar a que las circunstancias se apoderen de nuestro tiempo y recursos.

Para ser freelancero debes ser una persona que siempre esté dispuesta a hacer el trabajo a tiempo y sin que nadie la esté “correteando”. También significa que debes tomar la iniciativa de tus acciones porque nadie vendrá a decirte qué, cómo o cuándo debes hacer las cosas.

En otras palabras: el freelanceo no es para los flojonazos o para los que están acostumbrados a dar el mínimo esfuerzo.

2. Ser freelancero es un trabajo solitario

Trabajar por tu cuenta implica cierto grado de soledad. Olvídate de las comidas de fin de año con los compañeros del trabajo, de partir los pasteles de cumpleaños en la oficina, de organizar el “divertido” intercambio de regalos en Navidad. La mayoría de los freelanceros trabajan solos y muchos, además, lo disfrutan. Pero, si eres de las personas que no soportan estar sin compañía por varias horas al día, es probable que el freelanceo represente una actividad estresante o deprimente.

Por el contrario, si trabajas y vives en una casa con otras personas es probable que debas delimitar tu espacio y horarios de trabajo, de lo contrario te encontrarás atrapado en la rutina de la casa durante el día obligándote a freelancear durante las noches.

3. Ser profesional

Ser un profesional no significa que nunca te equivocas. Ser profesional significa que, si se presenta un problema, cuentas con las herramientas necesarias para corregir el error y cumplir con tus compromisos a tiempo.*

Ser profesional también significa que, quien te contrata, puede tener la tranquilidad de que está pagando por soluciones no por problemas, así que se acabaron las excusas al momento de asumir la responsabilidad de entregar un resultado completo en el tiempo ofrecido.

Cada que un freelancero no cumple con sus compromisos, entrega tarde o mal, le agrega un punto a la desconfianza que varios clientes sienten por nuestro trabajo.

4. Debes ser MUY organizado

Y me refiero a todos los aspectos de la organización en el trabajo:

Organizado con el tiempo: Si eres de los que se espera hasta el último minuto para comenzar a trabajar en un proyecto bajo la “adrenalina de la presión” te platico que tienes pocas probabilidades de continuar muchos años trabajando de forma independiente. Probablemente tu salud o los reclamos de tus clientes te sacarán del negocio. Saber priorizar las tareas es un cualidad altamente redituable.

Organizado con tus finanzas: Saber cuánto te cuesta trabajar por tu cuenta, conocer cuál es el precio de tu trabajo y obtener una ganancia correcta son los puntos básicos para tener una finanzas sanas.

Como freelancero tu tienes que pagar por todo: desde el recibo del teléfono hasta las consultas con el doctor. Si no organizas tu presupuesto correctamente cualquier imprevisto te puede sacar de balance.

Además estás obligado a pagar impuestos cada mes, así que tú eres responsable de llevar las cuentas claras.

Organizado con tu vida personal: Una de las mayores tentaciones al comenzar a trabajar como freelancero es “moder más de lo que se puede tragar”. Los freelanceros novatos suelen tomar más proyectos de los que realmente pueden atender y suelen extender sus horarios de trabajo a las noches y fines de semana. Entonces están robándose el tiempo que deberían utilizar para atender a su familia/amigos/novi@. También suelen estar demasiado ocupados como para disfrutar sus hobbies o tomarse unos días de descanso.

A mí me gusta pensar que “Trabajo para vivir: no vivo para trabajar.”

5. Tienes que ser un poco extrovertido

Trabajar por tu cuenta te obliga a tratar con los clientes directamente, por lo tanto es indispensable que tengas o desarrolles las habilidades verbales necesarias para atraer a un prospecto y convertirlo en un cliente. De nada sirve tener una carpeta deslumbrante si no sabes proponer una idea o defender tu punto de vista en una reunión con el cliente.

He conocido diseñadores freelanceros que no presumen los grandes proyectos, pero a cambio argumentan muy bien sus propuestas, saben venderse a ellos mismos y no los paraliza tomar el teléfono para hablar con los clientes. Esos son los que ganarán la atención.

_____________

Dedicarse al freelanceo es un proyecto de vida, no una ocupación mientras se encuentra un empleo. Ser un trabajador independiente tiene sus partes difíciles, pero también sus grandes retribuciones. Es claro que no a todos les va a gustar subirse a la montaña rusa del autoempleo donde está garantizada la emoción, la diversión y los sustos.

* Esa frase se la robé a mi esposo.

¿Listo para para trabajar por tu cuenta?

Hoy está de moda ser freelancero, profesionista independiente, trabajador autónomo o, como lo acaba de acuñar @Blogylana: “empresolo“. Aunque los beneficios de trabajar en una empresa siguen siendo atractivos, cada día son menos los egresados de las universidades que encuentran su trabajo soñado en una compañía que les permita desarrollar sus capacidades, les pague bien y, sobretodo, no los sobreexplote.

Por eso resulta atractivo el trabajo por cuenta propia. Ser un autoempleado que gane lo que quiera es una aspiración que está en la mente de muchos trabajadores asalariados. El problema es que a nadie le enseñaron en la escuela cómo establecer un negocio de una sola persona y la mayoría nos lanzamos al océano del freelanceo por las razones más diversas, una de ellas es, obviamente, ganar más dinero.

FreelanceraCuando un diseñador freelancero presume que cobró $60,000 en su último proyecto seguramente levantará la envidia de más de uno, sobre todo de los diseñadores asalariados que ganan, al mes, la tercera parte de esa cantidad. Lo que muchas veces no saben es que los $60,000 pesos son los INGRESOS NETOS de ese proyecto, y no representan la UTILIDAD. Me explico: a esa cantidad hay que restarle los impuestos (aproximadamente el 30%), los gastos de la oficina (papelería, teléfono, luz, renta, etc.), los gastos de publicidad (anuncios, página web, folletos, tarjetas de presentación, etc.), la depreciación del equipo (impresora, computadora, software, cámara fotográfica, etc.) gastos indirectos (contador, comisiones del banco, seguros, etc.) y el tiempo administrativo (elaboración de cotizaciones, visitas al cliente, trámites de cobranza, generación de facturas, etc.). Entonces resulta que al final sólo quedaron como $20,000 de UTILIDAD: con ese dinero el freelancero deberá hacer frente a sus gastos diarios y, si queda algo, ahorrarlo para la temporada en que no caigan proyectos. Así ya no suenen tan atractivos esos 60 mil ¿verdad?

Aunque no todos los meses son iguales es cierto que, si eres un profesional independiente competente, si te sabes vender bien, si encontraste el mercado adecuado y atraes a los clientes correctos, puedes tener varios proyectos con buenas utilidades al año.

Utilizo este ejemplo para mostrarte que volverse freelancero no te va a volver rico de la noche a la mañana, por el contrario, si no sabes calcular tus precios en relación a tus gastos y al mercado que quieres abarcar, puedes quedarte sin dinero en un abrir y cerrar de ojos. Ser un buen administrador es una una cualidad esencial para ser un buen freelancero. Si eres un profesionista asalariado y estás pensando en convertirte en profesionista independiente te invito a que planées cuidadosamente tu transición, para empezar te sugiero que contemples tener un fondo ahorrado de por lo menos tres meses de operaciones que te permitirán trabajar para conseguir clientes y generar un punto equilibrio entre gastos y ganancia. OJO: nunca de los nuncas te vayas a financiar con tu tarjeta de crédito. Iniciar una etapa independiente debiendo dinero y pagando intereses altos es una receta para el fracaso.

Una consideración sobre los negocios “Multinivel”

Hace varios años una conocida me invitó a una charla que, según sus palabras, me ayudaría a independizarme económicamente y me cambiaría la vida. Así fue que me encontré sentada, junto a cientos de personas, en un bonito auditorio donde un actor segundón de Televisa, con aires de mesías, intentó demostrarnos con “cuentas alegres” cómo podíamos volvernos ricos e independientes vendiendo jabones.

La confusión entre Ganancia y Utilidad es uno de los principales trucos que se usan en los negocios de Multi-nivel: te plantean un escenario ideal en el que podrás independizarte y ganar miles de pesos con un producto que prácticamente se vende solo, te mienten al hacerte creer que los ingresos netos son tu utilidad, nunca te dicen que tendrás que trabajar en horarios extendidos, que tú te haces cargo de todos los gastos de promoción, la gasolina de tu coche, el traslado de mercancías, las cuentas del teléfono, el pago de la conexión a internet, la cobranza a los clientes morosos, las horas de pláticas para que amigos y conocidos se convenzan de trabajar para ti en ese “fabuloso negocio” de la venta de productos milagro, polvos para lavar cualquier cosa o un jugo cura-cáncer. El que puedas vender $100,000 pesos de mercancías al mes no significa que realmente hayas ganado $100,000. A menos, claro está, que hayas reclutado a veinte de tus familiares y amigos para que trabajen para ti bajo el esquema de pirámide.
Trabajar en un multinivel no te vuelve un trabajador independiente, al contrario, te involucra en una red donde todos son dependientes de alguien más.

De trainees, becarios y otras barbaridades

Un día, en una junta en una agencia de publicidad,
alcancé a escuchar que alguien se quejaba de la
falta de personal para cargar unos equipos,
entonces su jefe contestó:
– Pues manda a los trainees, para eso están ¿no? –

A mí no me quedaba muy clara la diferencia entre trainee, becario y prestador de servicio social, así que me di a la tarea de contactar a diversos universitarios que quisieran compartir sus experiencias al respecto. La respuesta que obtuve fue muy nutrida, agradezco a todos ellos las respuestas prácticas, esclarecedoras y hasta novelescas que recibí. Con la ayuda de todos ellos, y la generosa asesoría de mi hermana, que es sicóloga y ha trabajado mucho en recursos humanos, llegué a la conclusión de que cada empresa, agencia y dependencia de gobierno implementa lo que quieren/pueden al respecto.

A continuación presento lo que saque en claro sobre las ofertas que reciben los universitarios urgidos por incorporarse a la vida laboral.

El Servicio Social

Este es un trámite que tienes que cubrir, en la mayoría de las Universidades, para poder titularte. Generalmente se realiza en entidades públicas aunque, si la Universidad lo aprueba, puede realizarse en el sector privado. Se debe de cubrir un número específico de horas (alrededor de 500) las cuales se avalan con reportes mensuales firmados por la persona encargada de la supervisión del estudiante. Como su nombre lo dice, es un servicio que se hace de forma gratuita en beneficio de la sociedad. Algunos optan por hacerlo de la forma más cómoda y fácil posible, por ejemplo, cubriendo horas en alguna actividad sencilla dentro de la propia Universidad; y hay personas que tienen espíritu heróico: se van un año con Médicos sin Fronteras a algún lugar perdido de México a apoyar a las comunidades rurales… y sin internet.

Para tomar en cuenta

Los lugares donde puedes realizar tu servicio social deben estar avalados por tu universidad y contar con un registro y clave. Antes de iniciar tu colaboración verifica que se trate de una instancia aprobada, visita sus instalaciones y cerciórate de cuales serán tus actividades.

“El primer día me pidieron que los apoyara con el orden de su material bibliográfico lo que en realidad me dijeron fue: limpia nuestra bodega llena de cachivaches,  baja libros obsoletos 2 pisos por las escaleras, y acomoda bien bonito todo. Se portaron bien, me dieron un “trapito” para que no inhalara tanto polvo. Me tarde una semana en su orden bibliográfico, y los 2 meses que me restaban me la viví sobre una escalera  limpiando anaqueles  y acomodando libros.”
V.P. Lic. en Comunicación

Los becarios

Tanto el sector público como privado solicitan estudiantes o recién egresados para cubrir un proyecto específico que tiene una duración definida y un pago pequeño (beca). Este tipo de proyectos pueden ser una buena oportunidad para desarrollar las habilidades profesionales que aprendimos en la Unversidad. Ojo, no confundir a los becarios con los estudiantes con beca, o becados, que sólo pagan parte de las colegiaturas.

Para tomar en cuenta

Uno de los atractivos para convertirse en becario en alguna empresa es la posibilidad de aprender “todas esas cosas que no te enseñaron en la escuela”. En ocasiones se ofrece la opción de contratar a los mejores becarios, pero no siempre sucede.

“…Contentos por la posibilidad de obtener un puesto en el periódico, los cuatro becarios del área nos enfrascamos en una competencia férrea por las dos vacantes que se nos prometieron. Quedarse más horas de lo que teníamos establecidas y ofrecernos a las tareas menos atractivas, eran parte del juego.
Una semana antes de terminar la becaría, la responsable del área nos reunió:
-Quiero felicitarles por el gran esfuerzo que han puesto, pero tras pensar en mi propuesta inicial considero que necesitamos a alguien de más experiencia. Estas son las dos personas que estarán a cargo y, por favor, necesito que los capaciten en lo que ustedes tienen como tareas cotidianas. Si quieren estar seis meses más con nosotros, será un gusto, todos tienen una gran capacidad.

Cabe decir que ninguno de nosotros se quedó seis meses más.”

D.S. Periodista

Los trainees

Oficialmente, dentro de la Ley del Trabajo en México*, no existe la figura de Trainee, que quiere decir Profesional en Entrenamiento. Ser un trainee significa que eres un recién egresado (o estudiante de los últimos semestres) que desea ir adquiriendo experiencia en cierto ramo para, después de un proceso de selección, contar con la posibilidad de ser contratado “con todas las de la ley”. Por lo general los trainees reciben ayudas económicas pequeñas que sirven para solventar los gastos de trasportación y comidas. A cambio, la empresa les ofrece la oportunidad de adquirir experiencia y contar con capacitación especializada para que, después de un plazo de 3 a 6 meses de tenaz trabajo, tengan la oportunidad de ser seriamente considerados para ser contratatados en la plaza ofrecida.

Las empresas más grandes ofrecen programas de trainees completamente institucionales que reclutan a miles de jóvenes al año, los cuales son capacitados en las áreas que le interesan a la compañía a través de un asesor o tutor que los orienta para desarrollar sus habilidades. La competencia con otros trainees es muy fuerte y sólo unos pocos alcanzarán el puesto ofrecido.
En este video la empresa Nestlé promete el Sol, la Luna y las estrellas: Programa de trainees para el 2013 de Nestlé.

Muchas agencias de publicidad y despachos de diseño se sirven del trabajo de los trainees. En algunas  dan mejores apoyos económicos que otras, en algunas se aprenderá más, pero en todas tienen claro que los trainees se harán cargo de las labores menos actractivas, las talachas que nadie quiere hacer y, en las más abusivas, les solicitarán frecuentemente que realizen trabajos fuera de los horarios establecidos o en condiciones inadecuadas.

“… aquí ya usaba una computadora propia y trabajaba en sus oficinas que resultaron ser el cuarto de servicio de la casa de mi jefe, sin clima y al lado de una alberca que no se usaba en años… Me pude quedar más, pero las condiciones de ese cuarto eran simplemente insufribles, habían muchos mosquitos y sin clima en Monterrey, está más difícil. Aprendí mucho sobre la gestión de algunos proyectos Web y cosas sobre cobrar proyectos, manejar clientes, negociar en situaciones difíciles.”

J.R. Ing. en Sistemas

“El primer día me explicaron cómo retocaban (tenían todo un proceso casi industrial que hacían sorprendentemente rápido), cómo clasificaban, y me pusieron a planchar y desetiquetar ropa. Me tardé todo ese día haciendo eso, tal vez porque era lento, pero yo sabía retocar y no planchar. Me desanimé, estaba cansado, no había cumplido mi parte ahí ni en la escuela, así que les dije que no iba a poder continuar. Y fue todo.
Pero debo decirte que, aunque no trabajé ni una semana, aprendí mucho.”

J.D. Diseñador Gráfico

Para tomar en cuenta

La mayoría de los puestos de trabajo requieren de profesionales con experiencia, así que ser un trainee es una oportunidad para adquirir ese conocimiento, pero, si ya pasaste la etapa de aprendizaje y ya se cubrieron los meses acordados es tiempo de que compruebes si la oferta de empleo que te hicieron al principio sigue vigente, de lo contrario deberás evaluar tu permanencia en ese lugar ¿vale la pena seguir “haciendo méritos” para que algún día alguien se fije en tí y te contraten? ¿o sólo les interesa tu mano de obra barata? ¿existen otras empresas similares en las que podrías aprender más? ¿haz considerado iniciar tu propio negocio o trabajar como freelance?

…la encargada de recursos humanos nos mandó llamar para simplemente darnos las gracias, mencionando que no había plazas disponibles, pero que nos ofrecían seguir como trainees bajo las mismas condiciones; que era sólo cuestión de hablar con nuestros equipos de trabajo y de ver si en una de esas se liberaba una plaza, pero pues ya mejor así lo dejamos, porque pues en primera no nos convenía por tiempo y traslado, además sentimos que ya habíamos aprendido lo suficiente

E.C. Diseñador Industrial

“Me empezaron a asignar más responsabilidades y cuando en serio consideré que mi remuneración no era justa pedí que se me aumentará y después de un período de insistencia, sucedió. Primero, como a los 6 meses, me dieron un aumento de sueldo de 2500 a 8000 mensuales pero con el puesto de trainee. Otros 6 meses después me ascendieron a Junior y 8 meses después a Senior.”

A.S. Arquitectura de la Información

Ser trainee se ha vuelto una posición muy codiciada y hasta mitificada por algunos, ten cuidado de no volverte un “eterno trainee” sólo por el gusto de serlo. Les comparto este peculiar texto que bien podría confundirse con las ideas de un novicio que ingresa a alguna secta oscura:

“Porque sé que no voy a comer hasta no convertirme en junior, y que me entregaré en cuerpo y alma a mi agencia que será mi primera casa, que ahí viviré hasta que la campaña haya salido. Hoy dejo mi familia, novio(a) y amigos por mi amante que es la publicidad, padeceré hambre y sueño, sufriré, me frustraré, puede que me hagan llorar y pensar que esto no es para mí, que no sirvo y que mi trabajo es malo; pero todo eso no me importa porque yo elegí esta vida, yo elegí ser Trainee porque es toda una experiencia inolvidable en la publicidad de la cuál siempre me sentiré orgulloso.”
http://porquesoytrainee.blogspot.mx

Antes de convertirte en trainee yo te sugiero que:

  • Verifiques cual es la oferta que te hacen, habla con la persona de Recursos Humanos para conocer exáctamente cuál es el puesto al que aspiras cuando termine tu periodo de entrenamiento ¿te lo pueden poner por escrito?
  • Acuerdes el tiempo que durará tu capacitación ¿qué sucederá cuando se cumpla el plazo?
  • Sepas cuáles serán tus labores ¿estarás disponible para trabajar en áreas que no son de tu interés?
  • Consideres el tiempo que ocuparás ¿con qué frecuencia necesitan que te quedes a trabajar fuera del horario pactado?
  • Evalúes los gastos ¿ofrecen alguna ayuda económica para transporte, alimentación, viáticos, etc?

Ser trainee es un periodo muy interesante de convivencia con otras personas que te da acceso a un nuevo mundo de experiencias, PERO no pierdas de vista que el objetivo principal de esta etapa de entrenamiento es aprender más para obtener un empleo fijo y remunerado, lo más pronto posible.

Aléjate de las empresas que sólo quieren jóvenes para explotarlos como empleados de segunda clase, son lugares donde hay una alta rotación de trainees que nunca son contratados. Jamás permitas que tu dignidad sea tomada a la ligera: ser experto en lanzarse por los encargos al Oxxo no es un ejemplo del tipo de méritos que debes hacer.

Obviamente deberás dar lo mejor de tí mismo para destacar y volverte el profesional que las empresas están buscando, sólo recuerda que tu tiempo es muy valioso y no puedes ser trainee el resto de tu vida, así que escoge sabiamente el lugar donde enfocarás tus esfuerzos. Ponerse la camiseta de una compañía implica comprometerse con su visión y pasión, pero no significa que debas vivir por y para ellos.

* Parece que con la nueva propuesta de Reforma Laboral existe una figura que se llama “trabajador a prueba” ¿será esta una buena noticia para los trainees que no cuentan con las prestaciones de ley? Lo sabremos en poco tiempo.

¿Operador de computadora o Diseñador Gráfico?

Todos los días sale en los periódicos un anuncio así:

“Se solicita diseñador gráfico, manejo de Photoshop, Ilustrador, conocimientos de preprensa, web, etc. Enviar CV y muestra de trabajos…”

Seguramente muchos diseñadores recién egresados lo leen y corren a llamar para agendar una entrevista. Yo también caí en la trampa (hace mil años), varias veces llegué, llena de esperanzas, a una imprenta o fábrica de artículos promocionales disfrazada de agencia de publicidad, donde ofrecían un sueldo “para empezar”, que en el fondo era un pago ridículo para todo lo que querían que hiciera. Sobra decir que en la sala de espera se encontraban otros 15 diseñadores, bien vestiditos y bañaditos, que aguardaban su turno para mostrar sus flamantes carpetas llenas con las muestras de su creatividad. Lo que no sabíamos era que estábamos peleando la batalla equivocada: el puesto NO era para desarrollar nuestros conocimientos como diseñadores gráficos, ni siquiera nos iban a tomar en cuenta nuestras opiniones estéticas, lo único que el empleador quería era una persona capaz de escanear un logotipo de una tarjeta de presentación, retrazarlo en Corel! y gererar los archivos necesarios para su impresión en lonas, flyers, camisetas y, en el mejor de los casos, un folleto. En aquella época no me resultó evidente que lo que ellos necesitaban era un Operador de Computadora que manejara programas de trazo de vectores o pixeles. Nótese que no escribí “programas de diseño gráfico”.

Lo que desean algunas imprentas, despachos o empresas NO es un Diseñador Gráfico: ellos NO están dispuestos a pagar por tus 4 años de carrera, menos por una maestría, no les interesan tus conocimientos sobre los movimientos artísticos, les tiene sin cuidado el círculo cromático armónico, no los desvelan los remates de las letras y jamás les ha preocupado la utilidad de la sección áurea. Ellos quieren pagar por un operador software que sea rápido, que no haga gestos cuando el cliente pide sus tarjetas rojas con tipografía verde, que pueda tomar cualquier indicación elaborada en un Power Point y, sobre todo, que no se queje de la versión de los programas ni del tamaño del monitor.

El “detalle” es que mucha gente NO sabe que ser Diseñador Gráfico es algo mucho más complejo que simplemente “moverle” al Photoshop. Y los Diseñadores tienemos la culpa por irnos a meter en los lugares donde no nos apreciarán. Aceptamos sueldos bajos (menos descuentos, obviamente) porque encontrar trabajo está “cañon y pues, peor es nada”.

FotoEscuela
Sugerencia: si quieres tener trabajo de operador de computadora especializado en productos gráficos ¡no gastes 4 años de tu vida en la Universidad! Toma varios de los miles de cursos mal llamados de “Diseño Gráfico” en un centro de computación o por internet y conviértete en un buenazo(a) en el uso de las herramientas. Al final obtendrás el trabajo que se peléan muchos diseñadores gráficos, sin haber invertido tanto tiempo ni esfuerzo. Pero no esperes trabajar para siempre en ese puesto, ni sueñes en cambiar tu estilo de vida, porque siempre habrá una persona más jóven dispuesta a cobrar menos que tú; te habrás fijado que no hay operadores de computadora de más de 40 años ¿verdad?

Si tú eres un Diseñador Gráfico profesionista entonces busca un empleo a la altura de tus expectativas y si no lo encuentras ¡genéralo tú mismo!

¿Imparte usted capacitación en el uso de software? Por favor sea honesto y no ilusione a los asistentes a su “Diplomado de Diseño Gráfico para todo público”, usted bien sabe que manejar Photoshop no convierte a nadie en fotógrafo, así como Illustrator no nos confiere las habilidades de un ilustrador.

Y si usted es un empleador que necesita un Operador de paquetes gráficos ¡POR FAVOR! no solicite a un Diseñador Gráfico pues se encontrará, idealmente, con un profesional que tiene los recursos intelectuales, los conocimientos y la habilidad práctica para desarrollar una idea hasta sus últimas consecuencias, en favor de sus productos… y eso cuesta.

Cómo ganar dinero sin trabajar (tanto)

Sí, lo sé: este es un título hasta cierto punto pretencioso, pero logré que llegaras hasta aquí ¿no?

Una de las principales desventajas del trabajo freelance es la incertidumbre al respecto de los ingresos que recibimos cada mes; tenemos temporadas buenas, regulares y, a veces, malas. Justo en las temporadas ñangas nos comemos las uñas y damos vueltas cual león enjaulado, hacemos todas las llamadas de seguimiento a los prospectos que nos solicitaron una cotización, pensamos en que deberíamos promovernos más… y le damos reload cada dos segundos a nuestro correo porque ¡tiene que llegar alguna chamba!

Justamente así estábamos mi esposo y yo en una temporada de “vacas flacas” cuando nos decidimos a hacer algo que habíamos postergado por falta de tiempo (y no, no es lo que están pensando ¬¬). Nos pusimos a revisar cuáles eran los requisitos para vender nuestras fotos, ilustraciones y modelos 3D en varios sitios de microstock, así que enfocamos nuestras energías en volvernos contribuyentes de IstockPhoto, Turbosquid y 3dStudio. Ya habíamos escuchado que varios diseñadores estaban ganando bastante dinerito vendiendo sus “sobritas” en internet. El proceso no fue tan fácil como nos hubiese gustado, pero tampoco fue imposible. Obviamente estos sitios no aceptan cualquier cosa y se ponen sus moños para aprobarte una foto, una ilustración o un video. Conozco a algunos diseñadores que después del vigesimoquinto rechazo le mientan la mamá a IstockPhoto y optan por abandonar. Yo también estuve a punto de hacerlo, hasta que comencé a ganar dinero; al principio sólo fueron unos poquitos dólares, pero significaron lo suficiente como para que mi ego comenzara a trabajar ¡había personas que estaban pagando por usar mis imágenes! Entonces subimos más material, con resultados diversos: se vendían muy mal los archivos en los que habíamos puesto gran parte de nuestras esperanzas, a cambio se comenzaron a vender muy bien algunas imágenes que no eran nuestras consentidas PERO que le eran útiles a alguien en algún lugar del mundo… yeah!

Pero no te me vayas a emocionar, se ganan centavitos por cada archivo que se vende, el negocio es para los que administran los sitios, obviamente.

Luego conocí en persona a varios “Istockeros” mexicanos que ganan más de $8,000 pesos mensuales en Istockphoto, ellos me hicieron ver que, si quería vender más, debía dedicarle más tiempo a elaborar fotos específicamente para la venta y no conformarme con subir las “sobritas” de mis proyectos.

Para nosotros las ganancias en este tipo de sitios es de $100 a $200 dólares al mes. Ya sé que no es mucho, pero por lo menos nos sirve de ahorro y he de confesar que ya tiene como un año que no subo nada nuevo.
Yo me dí de alta en Istock.com en el 2006 y, si hubiera ahorrado ese dinero ¡¡ya me habría comprado un coche con las ganancias!!

Mi intención de platicarte esto es que, la próxima vez que no estés saturado de trabajo, pienses en contribuir en algún sitio de microstock; no te volverás rico, pero por lo menos te ayudará a pagar la comida corrida.

Y si tú ya contribuyes en alguno de estos sitio ¿porqué no nos platicas cómo te va?