Clientes mañosos y mentirosos

Esta semana tuve que batallar con personas poco honestas que pusieron a prueba mi serenidad y paciencia. El primer caso se trató de un cliente que me solicitó un paquete de fotos para sus dos nuevos edificios de oficinas en renta. El primer el proyecto se desarrolló como estaba previsto, hubo dos rondas de revisiones sin mayor novedad.  Justo cuando yo casi lo había dado por terminado, me habló su secretaria para informarme que el color de las paredes interiores “estaba mal”:

— ¿Cómo que está mal el color de las paredes? no me queda claro porqué dicen eso.
— Es que no es un color chocolate, es más bien durazno.
— El color de las paredes es café oscuro, no tiene nada de durazno.
— Por eso te digo que está mal tomado, lo vas a tener que retocar.
— Te aseguro que no está mal fotografiado, tal vez se trate de una cuestión perceptual…
— No, mi jefe dice que tienes que arreglarlo.

La conversación no terminó muy amigablemente, le dije que podría “desaturar parejo” las fotos, pero no retocar a mano todas las paredes pues se vería falso. Ella no quedó muy conforme con mi respuesta.
Dos días después, casualmente, tuve una cita a cinco cuadras del edificio que había fotografiado y, sin haberlo planeado, decidí tomarme unos minutos para visitarlo y ver si realmente me había equivocado tanto con el balance de color de mi cámara. El vigilante, que ya me conocía, me dejó pasar sin problema y me preguntó que cuáles oficinas quería ver si “las antiguas o las que estaban recién pintando”. Mi sentido arácnido me indicó que allí había algo que no estaba bien, así que rápidamente le dije que me interesaba ver ambas oficinas.

Mientras yo tomaba fotos con mi celular el vigilante me platicó que al dueño no le había gustado el color oscuro con el que habían pintado originalmente las oficinas así que mandó volverlas a pintar con un color más claro. Incluso me mostró un marco de ventana que tenía ambos colores… priceless… click… click.

Con toda la evidencia en mi celular regresé a mi despacho con una mezcla de emociones, por un lado me sentía tranquila al confirmar que había realizado las fotos correctamente, pero estaba muy enojada porque habían tratado de engañarme y obligarme a retocar sus fotos haciéndome pensar que yo me había equivocado.

Como este era el primero de dos proyectos con el mismo cliente (yo ya había recibido el anticipo de ambos) decidí que no me iba a pelear a lo menso diciéndole ¡eres un maldito mentiroso, hoy fui al edificio y me encontré a los pintores cambiando el color de las paredes! ¿¿porqué me hiciste creer que yo me había equivocado, vil gusano del inframundo??… no, no, nada de eso. Cuando le llamé me atendió su secretaria y le di la oportunidad de no confrontarnos:

— Oye, te quiero platicar que hoy visité el edificio de oficinas y me encontré con los pintores. Ya me enteré del problema con las pinturas de las paredes y quiero confirmarte que las fotos se van a quedar con el color de cuando las tomé…
— Ahhh, okey… entonces ya lo viste… es que mi jefe…
— Sí ya sé lo que pasó, pero no hay problema. Si te parece bien te mando hoy la factura por el saldo de este proyecto, en cuanto está pagado te mando los archivos grandes para que tu webmaster ya pueda ir subiendo las fotos.
— Sí, sí, me parece muy bien ¿cuándo hacemos la cita para tomar las fotos del otro edificio?…

Y así quedó todo claro sin reclamos ni azotes, le dije sutilmente que ya los había cachado mintiendo, que no había problema y que podíamos seguir con los proyectos como los habíamos pactado.
De todas formas guardaré las fotos como un souvenir de un cliente mentiroso.

El anticipo manda

El otro cliente con el que no estuve contenta esta semana es una agencia de publicidad que me contactó para hacer varias fotografías de una franquicia de laboratorios médicos con sucursales en el D.F. y otras ciudades.

Me hablaron desde el año pasado, pero el proyecto ha tenido muchos retrasos pues el cliente final se tarda mucho en aprobar los presupuestos. Cuando todo parecía que estaba listo para arrancar me dijeron que no podrían dar el anticipo del 60% que yo solicitaba, pero que podían dar tres pagos del 33%.

Yo les confirmé que sí, pero que las visitas fuera del D.F. tendrían que ser programadas al final, cuando ya hubieran pagado por lo menos el 66% del total. Me respondieron que no había problema al respecto, pero que necesitaban que les enviara el calendario de visitas a las sucursales por escrito. Así lo hice, pero en el cronograma les indique que estaba sujeto al pago del anticipo del 33%.

Tres días antes de iniciar el proyecto no había recibido ningún pago. Llamé para ofrecerles una reprogramación de fechas pero me dijeron, muy espantados, que no se podían cambiar las fechas que ya habían “hecho toda la logística”. Entonces pensé “este proyecto ya valió ver…dura” y les recordé que si no había anticipo no había confirmación de fechas.

Patalearon todo lo que pudieron, me pusieron en “speaker” con quien sabe cuantos fulanos que, en resumidas cuentas, me juraron que me iban a pagar cuando su cliente les pagara a ellos.

Como yo ya estoy podrida de escuchar esa excusa les dije, lo más serena que pude, que desde el principio les aclaré que yo no trabaja así, que si ellos no cobraban anticipos a sus clientes no era mi problema, y que me daba tristeza de tener que dejar el proyecto antes de empezarlo.

Al día siguiente me enviaron un correo que parecía redactado por un adolescente borracho; decía algo parecido a recibir un pago hasta el viernes y que si les podía reprogramar todo. Les contesté que podían depositar cuando quisieran, que hasta entonces reprogramaríamos todo, no antes.

Ya pasó el viernes y no recibí ningún depósito de su parte. Probablemente ya contactaron a otro fotógrafo, espero que le vaya bien.

Y tú ¿cómo lidias con clientes mentirosos?

 

 

 

 

 

Anuncios

8 comentarios en “Clientes mañosos y mentirosos

  1. Que terrible que muchas veces no entiendan el proceso de iniciar un servicio o comprar un producto, hay prospectos informales que a veces pienso solo quieren obtener precios, luego piensas que son tu competencia, cuando solo te dan un numero celular y un correo de hotmail, gmail, yahoo, etc.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola leonora, si es un martirio estar persiguiendo a los clientes por los anticipos y mucho mas con el pago total, nosotros tomamos en nuestro giro la politica de un anticipo que cubra al 100% el costo de inversion (tiempo,mano de obra, materia prima), y antes de finalizar obligamos que nos paguen el restante, de lo contrario no se termina el servicio, todo esto resguardado por un contrato de prestacion de servicio el cual estipula todos los terminos y condiciones, porque tu ya sabes que las palabras se las lleva el viento. Me ha tocado a veces que las personas desleales son los empleado(a)s y que el dueño nunca se entera de sus biznes y tranzas. Cuidate gracias por compartir tu experiencia

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Leonora, mal plan que los proyectos hayan tenido que terminar así, pero es mejor que sufrir los dolores de cabeza y los constantes “hay luego date una vuelta y vemos si te podemos depositar”.

    En lo personal demasiadas veces he tenido que lidiar con clientes mentirosos y sus “profesionales” mete pata, lo bueno es que existen los “logs” que son los registros de todos los movimientos a los sistemas operativos, programas, controladores, bueno para todo hay un log que puedo utilizar en mi defensa y así nada de que “es que nadie más le metido mano” o el clásico “estaba bien antes de que la tocaras”.

    Gracias por compartir tu experiencia.

    Le gusta a 1 persona

    • Mi historia no es de clientes mentirosos, sino de colegas mentirosos: no tienes idea de cuantas veces nos han querido aplicar esa unos consultores de un pais asiatico donde queria llegar cristobal colon. algo que ver con que quieren que los proyectos continuen en su pais, no en esta zona horaria como lo demanda el cliente gringo. Afortunadamente, existen, como bien indicas, los logs que los echan de cabeza. Es decir, te quieren poner un cuatro, pero son tan incompetentes que ni saben cubrir sus pasos. pobres.

      Lo peor del asunto es que trabajamos en la misma empresa, pero nosotros somos la filial mexicana. Trabajar con gente de esa nacionalidad es de lo peor que me ha pasado. Lo bueno es que el cliente es gringo y tiene, por lo menos, mas afinidad cultural con nosotros, que si no, uff…

      Me gusta

  4. Mi tipo de posts favoritos del blog 🙂 En efecto cuando ya has escuchado algo tantas veces y “hueles” hacia donde va el asunto no hay mas que postura firme (o conocer lo que se esta dispuesto a tolerar) o invariablemente saldremos con mal sabor de boca de una u otra forma…

    Le gusta a 1 persona

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s