Sí, doctor. No, diseñador.

Doctora webMe llama poderosamente la atención cómo los doctores han triunfado como freelanceros. Me refiero a los médicos que trabajan de forma independiente, los que no forman parte del personal de un hospital o consultorio de farmacia. Esos que rentan un espacio en alguna torre médica, que tienen su consultorio en su domicilio particular o que se asociaron con otros especialistas para compartir los gastos de una clínica.

Estos doctores freelanceros siempre me han dado envidia pues su nivel de vida es bastante bueno, trabajan mucho, ganan más y, algunos, hasta se dan el lujo de evadir impuestos.

Y por otro lado están los diseñadores freelanceros que, si bien les va, van ganando lo necesario para “irla llevando”, nunca tienen suficientes clientes y deben pagar más o menos el 30% de sus ingresos al SAT.

Ya sé que muchos me van a reclamar que no debo comparar a profesionales de especialidades tan diferentes, que un Doctor tiene muchos más años de estudio y que el nivel de responsabilidad con un Diseñador no se compara ni de lejos. Pero de todas formas voy a hacerlo, primero porque  es mi blog y yo escribo lo que quiera, y luego porque pienso que este ejercicio puede concretarse en alguna idea que pueda ayudarnos a mejorar nuestro ejercicio profesional.

¿Usted pediría un descuento en los honorarios del doctor mientras su familiar sufre en la sala de espera? NO ¿verdad? ¿entonces, porqué lo hace con un diseñador?

El “dolor” que atiende un doctor es del tipo físico: una persona de clase media que sufre de un dolor abdominal intenso no podrá ignorarlo, si después de tomarse el remedio casero o la pastilla que le recomendaron, el dolor no disminuye, muy probablemente irá al doctor… o a “urgencias”.

Por otro lado, el tipo de “pacientes” que atiende un diseñador es más del estilo “Queremos tener nuestro (logo, sitio web, portada, etc.), hay que buscar a un diseñador bueno, bonito y barato”. El problema, como bien lo describe Brennan Dunn en su libro “Double your freelancing rate“, es que el logotipo, sitio web, etc. NO ES EL DOLOR DEL CLIENTE: para él, el diseño es la “medicina” que busca para resolver el verdadero dolor económico o emotivo.

• A una empresa le duele la falta de clientes, y piensa que la medicina es crear un sitio web que le atraiga nuevos prospectos.
• A una asociación le duele que las personas no los toman en serio por su falta de imagen profesional, pero no le duele tener un logotipo horroroso.
• A una fábrica le duelen las bajas ventas, y opina que la medicina es relanzar sus productos con un nuevo empaque.

Los médicos también tienen competencia de bajo nivel

Los diseñadores nos quejamos de que, hoy en día, cualquiera ofrece servicios de diseño, desde los egresados de cursitos de tres semanas de “diseño gráfico” hasta la imprenta que da el servicio de diseño gratis con tal de hacer la impresión, pasando por los cientos de egresados que cada año se suman al grupo de diseñadores que están dispuestos a trabajar gratis con tal de ir armando un portafolios.

Sin embargo los doctores también tienen competencia de bajo nivel: los yerberos ofrecen remedios para casi cualquier mal y las consultas de bajo precio se han multiplicado en las nuevas farmacias. Hasta internet es competencia para los médicos (que levante la mano quien nunca haya consultado a Google para saber cómo curarse de algo). De todas formas veo los consultorios de los doctores llenos de pacientes recomendados. Los médicos especialistas tienen, por lo menos, dos semanas de citas saturadas.

Al doctor se le hace caso, al diseñador se le regatea

Es interesante la actitud sumisa que todos adoptamos al momento de recibir las indicaciones del doctor:

— Se va a tomar esto por diez días cada 8 horas.
— Sí, doctor.
— Se va a hacer estos estudios.
— Sí, doctor.
— Va a dejar de comer esto y lo otro.
— Sí, doctor.
— Cuando tenga los resultados de sus análisis me llama para hacer otra cita.
— Sí, doctor.
— Ahora, por favor pase con mi asistente para cubrir la consulta, son $600 pesos.
— Sí, doctor.

Es probable que no sigamos todas las indicaciones del doctor, pero es improbable que salgamos de su consultorio sin pagar la consulta. Me pregunto cuántas personas habrán tenido la osadía de decir —Oiga, doc ¿porqué tan cara la consulta? ¿no me puede hacer un descuentito? Mire, es que en la Simifarmacia me cobran $30 pesos. ¿Qué tal que me da esta consulta gratis y yo le hago publicidad entre mis conocidos?

Tenemos que demostar a los clientes que somos especialistas

En muchos casos los clientes recurren a los diseñadores con una receta de automedicación donde ellos creen que ya tienen el diagnóstico y buscan la medicina que ellos piensan que resolverá su dolor, pero no ven al diseñador como un “especialista” que los puede asesorar para obtener una solución gráfica a un problema económico o emotivo. Muchas clientes dan a los diseñadores simples indicaciones sobre lo que se espera del producto del diseño:

— Mira, quiero un folleto elegante, pero divertido.  Que sea atractivo para mis clientes. Algo que se vea bien, pero que no me cueste muy caro.

En cambio a un doctor no le decimos:

— Mire doc, quiero que me quite este dolor, quiero gastar lo mínimo en medicinas y, de preferencia que sepan rico. Tampoco quiero que el tratamiento sea largo o que me mande a hacer estudios especiales.

Por eso pienso que los diseñadores tendríamos que ser un poco más como los doctores: averiguar los “antecedentes médicos” de la empresa y ofrecer una asesoría que presente lo que busca el cliente, pero también lo que nosotros sabemos que puede ser mejor para su caso.

Por lo general los diseñadores se enfocan más en las preguntas técnicas que en descubrir cual es el dolor del cliente:

— Hola necesito que me cotice un rediseño de una página web.
— Ok ¿cuántas secciones tiene su página?
— Creo que cinco ¿la forma de contacto cuenta como sección?
— Sí. ˛Va a necesitar una tienda online?
— Sí, pero ¿me lo podría cotizar con y sin tienda online?
— Claro ¿con quien tiene contratado el hosting?
— Este… no sé. ¿Eso es importante?
— Sí, pero no se preocupe le voy a cotizar el hosting con la compañía con la que nosotros trabajamos.
— Bien ˛cuándo me puede enviar la cotización?

¿No sería más provechoso un diálogo como el siguiente?:

— Hola necesito que me cotice un rediseño de una página web.
— Con gusto, puedo ofrecerle diferentes soluciones que pueden adaptarse a sus necesidades. ¿Qué los motiva a querer rediseñar su sitio web?
— Es que queremos algo que se vea moderno porque nuestro sitio ya está muy “antiguo”.
— ¿Cómo se dieron cuenta de que está “antiguo”?
— Es que nuestra competencia acaba de lanzar un sitio muy “flashy”.
— ¿Qué les resultó atractivo del nuevo sitio de su competencia?
— Pues las fotos de los productos son muy buenas y tienen una tienda en línea.
— Ok, ¿ustedes venden productos en línea?
— Ahorita no, pero vamos a abrir dos nuevas sucursales.
— Ah, qué bien. Ya tuve la experiencia de desarrollar un sitio web para una empresa que estaba en fase de expansión. El sitio les atrajo nuevos prospectos con un perfil específico. ¿Quénes son sus principales clientes?…

¿Notaste los distintos enfoques en estas dos conversaciones?

Tal vez los diseñadores, a diferencia de los doctores, no salvemos la vida de nadie, pero un folleto bien diagramado, un sitio web profesional o un empaque atractivo pueden obrar maravillas por la salud financiera de muchas empresas.

Anuncios

27 comentarios en “Sí, doctor. No, diseñador.

  1. 🙂 este articulo me dibujo una gran sonrisa en la cara, algo casi identico sucede en mi porfesion (contabilidad), los clientes llegan casi exigiendo que quieren pagar menos impuestos, que haga todo lo que tenga que hacer para cumplir con sus obligaciones fiscales ( y me mandan su informacion dos dias antes de las fechas de vencimiento), por si fuera poco hasta dicen: podria hacerlo yo (al fin que hacienda dice que ya ni contador necesito, todo es mas facil) ¡pero mejor hagalo usted que sabe!, ahh pero no me cobre mucho por que me voy con otro. 🙂

    Me gusta

    • Sí Luis, pienso que pocos profesionales tienen el reconocimiento y respeto del que disfrutan los buenos médicos. Por eso creo que es importante que los clientes nos vean como un “asesor” más que un simple “hacedor”.

      Me gusta

  2. Si pero de entrada si me responde como en la 2nda opción difícilmente lo contrataría, y no es por mí sino porque me parece que lo que está haciendo es buscar encajar el diente, pero eso es solo mi opinión Leo, ya sabes que me gusta mucho tu blog

    Me gusta

  3. ¡Hola Axotla! gracias por tu comentario. Me parece muy interesante tu percepción, de hecho es correcta hasta cierto punto: en el segundo caso es muy probable que el freelancero con el que estás hablando te va a cobrar más que el primero. El segundo no estará compitiendo por precio, sino por el servicio especializado y a la medida que te va a proporcionar, es un “asesor” más que un “hacedor”. Si el prospecto que llama no tiene interés en pagar lo que vale este servicio ¡perfecto! eso se llama “autocalificación”. Ya hablaré sobre ese tema.
    Saludos 🙂

    Me gusta

  4. claro que lo ideal como diseñador es hacer un diagnostico del “paciente”, pero lamentablemente muchos “enfermos” llegan con una idea de como quieren su medicina. Tienen la costumbre de “autorrecetarse”, ven al diseñador como el QFB detrás del mostrador de alguna farmacia al cual le piden tal pastilla que a fulanito tambien le funciono.

    Y de plano hay clientes y empresas con su departamento de Mkt que se hace lo que los dueños quieren porque ellos conocen bien sus necesidades y no va a venir un “dibujante” a enseñarles como hacer publicidad, así que por mas que les digas un “diagnostico” certero y real, siguen empeñados a que ellos no se toman la medicina porq ellos “conocen mejor” su cuerpo.

    Me gusta

    • Obviamente nosotros no le vamos a enseñar al cliente a manejar su negocio, pero, si se acerca a nosotros debemos darle la información completa al respecto de la solución que mejor le va a servir. No digo que esto sea fácil, ni que se pueda aplicar a todos los cliente, pero sé por experiencia propia, que existe un puñado de clientes que sí valoran mis comentarios y propuestas al momento de planear un proyecto. Estos pocos clientes son los que menos me regatean.

      Me gusta

  5. Lo que ustedes no saben es que si habemos locos que “negociamos” con los médicos. Nunca negocio el costo de la consulta (aunque siempre pregunto por descuentos de asegurada). Pero todo lo que sea, tratamiento, dolor, medicinas ¡lo negocio! jajaja es muy divertido.
    Y voy a ponerme de abogada del diablo:
    Yo si he dejado en manos del experto mi medicina. Y ¡me han hecho porquerías!!! eso de que el doctor haga el diagnóstico y recete bien, no siempre funciona en el caso del diseño, programación y hasta RP! Ojalá todos fueran profesionales y sepan de lo que hablan, pero por lo menos en México no lo son todos. Ahí es donde el freelancero se da un tiro en el pie y de paso echa un poco a perder la reputación de los colegas

    Me gusta

    • Y lo pero del caso, mi querida So, es que sí te imagino en el “tira y afloja” con el doctor XD
      Obviamente hay doctores y diseñadores buenos, malos, regulares y otros que ni deberían llamarse profesionales. Estaría excelente que existiera un escaner de freelanceros (y otro de clientes) que nos garantizara que la persona en cuestión es seria y responsable **Leonora avienta su moneda a la fuente de los deseos**

      Me gusta

  6. No sé si sea normal, pero me entró una basurita en el ojo con este artículo aunque casi suelto la carcajada con el regateo al doc jaja. Soy diseñadora gráfica recién egresada, llevo aprox. 5 meses trabajando en un lugar en el que rara vez diseño y he estado tentada a lanzarme al ruedo como freelance, pero ‘nomás no me animo precisamente por la situación que expones. En realidad son inseguridades mías, pero el concepto que la mayoría de la gente tiene sobre la carrera no ayuda mucho :/

    Me gusta

    • Querida Sori:
      Todavía estás muy “tiernita” como para aventarte al ruedo del freelanceo. Yo te sugiero que busques un lugar en el que sí diseñes y aprendas todo lo que puedas sobre los clientes, las solicitudes, los tiempos de entrega, los problemas que se presentan, etc., etc. Ya con esa experiencia pordrás decidir si quieres independizarte totalmente.
      También puedes ir “haciendo tus pininos” con clientes que contactes por tu cuenta y que atiendas fuera de tu horario de trabajo.
      Gracias por pasar a comentar.

      Me gusta

  7. Soy tu fan 🙂
    Es tan triste pero cierto, a muchos nos falta esa seguridad de que somos los que sabemos y si llega un cliente de esos de buen verbo hasta la vuelta te dan, a mi me pasó, perdí las riendas, precisamente por esa falta de firmeza y confianza en lo que hago y sé 🙂
    Buen post, saludos.

    Me gusta

    • Gracias por el comentario Paulina.
      A mí me encantaría que en la Universidad nos enseñaran habilidades de negociación, pero es difícil que eso suceda, muchos maestros que no trabajan como diseñadores y sólo se dedican a dar clases.
      Lo “bueno y malo” es que a tí ya te pasó, confío en que esa experiencia te dejará con la necesidad de modificar tu relación con futuros clientes. Saludos.

      Me gusta

  8. Coincido totalmente y estoy convencido de que sí es válida la comparación con los médicos. Esta analogía me ha servido para resolver situaciones ante clientes desde hace ya casi 25 años y la recomiendo a mis colegas. Lo que me llama la atención es leer, escuchar y ver que muchos diseñadores “recetan” sin más argumentos que los estéticos y los intuitivos. Nadie espera eso de un médico. Piensan que el título los convierte en especialistas incuestionables. Es cuando uno se da cuenta de que toda la teoría de la universidad no fue tan sólo un molesto requisito para obtener la licencia para dibujar.

    La diferencia de percepción radica precisamente en la preparación teórico-argumentativa y los diseñadores padecemos de ello.
    Existen muchos despachos, agencias y freelanceros que tienen bastante trabajo y bien pagado. Son los que están mejor preparados y compiten efectivamente contra el resto. Existen muchos otros diseñadores que se parecen a los dependientes de las farmacias y que sus diagnósticos carecen de sustento profesional, ¿por qué habría de pagarles más?.
    Saludos.

    Me gusta

    • Gracias colega por la aportación a esta comparación. Me encantaría que “la preparación teórico-argumentativa” fue uno de los tantos ejecicios que realizamos en la Universidad. La realidad es que muchos lo aprendemos sobre la marcha y a trancazos. Y los que no lo aprenden están condenados a sufrir con los mismos malos clientes que no les facilitan el ejercicio profesional.
      Saludotes.

      Me gusta

  9. Hay similitudes y diferencias entre los doctores y otras profesiones. En lo que he reflexionado porque un doctor puede ganar más y no batallar por cobrar como otros profesionales son varias cosas cosas:
    El mercado de un doctor es enorme (almenos yo no conozco gente que no se enferme), el mercado de un diseñador es mas reducido.
    El gremio de especialistas es muy selecto, hay pocos especialistas y muchos enfermos, por eso tienen hasta lista de espera para ser atendidos, en cuanto a diseñadores, yo creo que la oferta de mano de obra supera la demanda, por eso los honorarios llegan a ser mucho mas bajos.
    Existe la percepcion de que un médico estudia mucho mas que cualquier otro profesional, y por eso se cree que sus servicios valen mucho más.
    Los médicos son muy unidos, yo no veo que la competencia sea muy feroz, y si algo le pasa a un médico, se unen para apoyarlo, solo vean eso que paso del #yosoy17 o algo asi.
    Creo que el reto está en que el resto de los que ofrecemos un servicio profesional sepamos como plasmar nuestro trabajo en base a resultados. A fin de cuentas es la analogía que mencionas, a una empresa en su mayoria le duele la falta de ventas y acude a un profesional para incrementarlas, el que pueda aliviar esa dolencia, el mundo será suyo.
    P.D. sueño con que algun dia haya simi-especialistas porque los servicios se me hacen exageradamente caros y privativos para la mayoria de las personas

    Me gusta

  10. En el comentario de Ernesio está parte de la clave de la mala paga y la imposibilidad de igualar a los médicos: “…la oferta de mano de obra supera la demanda, por eso los honorarios llegan a ser mucho más bajos”.
    En las universidades nos preparan como “mano de obra”, soldados bajo las órdenes del cliente.
    Creo que el artículo de Leonora es precisamente para que nos diferenciemos entre un “chofer de mouse” y un verdadero profesional. ¡Que se note que fuimos también a la universidad!

    Me gusta

  11. Pingback: Cambiando los diálogos entre cliente y diseñador web | 25Horas

  12. Siempre he escuchado entre los diseñadores el famoso “educar al cliente” pero creo que esa no es la base de que nuestra profesión sea una de las más “chillonas” de todas. Constantemente leo o escucho ideas utópicas en la que “ojalá y el cliente pagara sin negociar” y “ojalá el cliente nos tomara enserio” pero me doy cuenta que al que deben de educar bien es al diseñador desde su formación. En la universidad (tomando tu comparación) apenas algunos libros te dicen que los tomes como consulta y no como una NECESIDAD que es en el caso de medicina. Para mi leer teorías de diseño o la creación de una imagen desde cero es fundamental, sé que muchos diseñadores ni siquiera han leído La sintaxis de la imagen que para mi es esencial en la educación de un diseñador. El hacer pura practica y no analítica tu profesión la convierte en un oficio como el de un albañil o un plomero. Ahí es donde se pierde la ciencia y es donde todos los diseñadores en conjunto propagan la mala idea de que el diseño no es una licenciatura si no una habilidad que se toma porque tienes el don.
    Me gustó mucho la comparación, creo que sí nos plantea en qué posición estamos.
    Mucha suerte.

    Me gusta

  13. Yo aún no conozco al diseñador que esté dispuesto a apostar su trabajo contra resultados. Si quieren ganar bien, que prueben que su trabajo cumple con lo prometido. Por ejemplo:

    El diseñador asegura que se requiere un rediseño de identidad corporativa.
    Con base en su experiencia y en estudio de casos postula que un rediseño de identidad corporativa traería 15% más clientes nuevos y un aumento en la facturación semestral de 10%.
    Su propuesta económica es de, digamos, 80,000 pesos.

    Todos, muy bonitos, cobrarán su clásico 50% de anticipo y 50% al finalizar el trabajo, y entonces se desentienden de los resultados de su trabajo.

    Quiero conocer al valiente que, seguro de la efectividad de su trabajo cobre un 20% para iniciar el trabajo, 20% al concluirlo y 60% si y sólo si se obtienen los resultados proyectados. Y lo mismo para cualquier área del diseño.

    Me gusta

    • Hola Lucho, yo soy de esos valientes que aseguramos mejoras e incrementos como resultado de la aplicación del diseño. Sin embargo es muy difícil hablar de cantidades exactas y es porque el resultado depende de muchos factores ajenos a nuestra participación y trabajo.
      Nuestros clientes han probado los beneficios de invertir en diseño.

      Un ejemplo: una escuela requiere de diseño para incrementar su matrícula de inscripción.
      Diseñamos volantes, carteles, lonas, carteleras espectaculares (billboards), sitio web, etc.
      ¿Quién nos asegura que los carteles se colocarán en los sitios correctos, que los espectaculares tendrán una buena ubicación? ¿quién nos dice que los aspirantes serán bien recibidos por el personal de inscripciones? ¿los precios de los servicios son competitivos? ¿la escuela tiene una calidad adecuada respecto a costo-beneficio? y seguiría añadiendo más variables que no son de nuestra competencia directa.
      Una agencia de diseño tendría que ser, además, una agencia de publicidad, una de relaciones públicas, una de capacitación de personal, una de administración, etc.

      Me parece interesante tu planteamiento. Yo diría un 50% al iniciar el trabajo (para cubrir los gastos de producción) y el resto como un porcentaje dependiendo del incremento de las utilidades del producto o servicio durante los siguientes 6 u 8 meses. Quisiera ver al empresario valiente que se atreva a compartir las ganancias que obtiene cuando invierte en diseño.

      Me gusta

  14. Hola! Hoy he descubiero tu blog y he disfrutado leerlo. Sólo que en este post, si que tengo opiniones encontradas. Cómo médico solo he trabajado en el medio privado . Tanto en las farmacias de consultas de $30, cómo en consultorio de consulta de $800 pesos. En ambos consultorio actualmente la gente llega exigiendo como si ellos tuvieran los estudios, muchos llegan hasta exigiendote Tal o cual antibiótico, otros cuando les das la receta te dicen que no quieren que le des nada caro, que sólo traen 70$ para la medicina… , otros incluso solo quieren que les des receta de un medicamento que se les acabó sin darte chance de revisarlos y verificar lo requiera, muchos llegan paniqueados tras lo que googlearon y algunos hasta dicen que tu diagnóstico está mal, que ellos estan seguros por que lo vieron en google, otros vienen a exigirte tal medicamento por que su comadre les dijo. Lo que mucho sucede en la consulta privada de estrato medio alto y alto, ya que salen de consulta pasan con la asistente y bien sabiendo que la consulta es de 700-800$ , salen con “solo traigo 350”.. o peor aun lelva a la yuda domestica a consulta y le dicen “cómo? el doctor le va a cobrar a ella? si n otiene con qué…que se la de gratis…” …. asi que pues tambien en los últimos años ha estado bastante dificil este ambiente de la “priva” … :s

    Me gusta

  15. JAJAJA DESDE LUEGO LIBRE ALBEDRÍO PERO SE ME HACE UN ATREVIMIENTO COMPARAR UN PROFESIONAL MEDICO CON UN DISEÑADOR NO MANCHES , NOSOTROS NOS AVENTAMOS 5 AÑOS DE ESTUDIO EN UNIVERSIDAD, 1 AÑO DE INTERNADO DE PRE GRADO EN HOSPITALES PÚBLICOS HACIENDO GUARDIAS DE 36 HRS ININTERRUMPIDAS CON SOLO 1 DÍA DE DESCANSO A LA SEMANA MAS OTRO AÑO DE SERVICIO SOCIAL Y LOS QUE HACEMOS ESPECIALIDAD 4 AÑOS O MAS MAS APARTE EL COSTO POR ASISTIR A CONGRESOS Y ACADEMIAS DE ACTUALIZACIÓN AÑO CON AÑO , JAMAS COMPARES EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO DEL CUERPO HUMANO CON EL DISEÑO DE UN IMAGEN DE UN PROYECTO Y COBRAR 500 PESOS ES POCO

    Me gusta

    • Para ser doctor no has apendido a leer bien: “Ya sé que muchos me van a reclamar que no debo comparar a profesionales de especialidades tan diferentes, que un Doctor tiene muchos más años de estudio y que el nivel de responsabilidad con un Diseñador no se compara ni de lejos. Pero de todas formas voy a hacerlo, primero porque es mi blog y yo escribo lo que quiera, y luego porque pienso que este ejercicio puede concretarse en alguna idea que pueda ayudarnos a mejorar nuestro ejercicio profesional.”

      Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s