Peripecias en territorio Godínez

Las últimas palabras del cliente eran las deseadas “Muchas gracias por todo Leonora, mi jefa quedó muy contenta con el proyecto y ya firmó tu Acta de entrega-recepción.”

Muy bien, pensé para mis adentros, ahora viene la parte que menos me gusta: la cobranza. Sentí un pequeño ardor en el estómago al repasar todos los trámites que había realizado hasta ese momento para cotizar, concursar y ganar este proyecto para una dependencia del Gobierno Federal. Ahora tenía que armarme de paciencia para concluir los trámites para ingresar mi factura y, si San John Lennon me era favorable, recibir el pago en, más o menos, 30 días.

thinking ideas facial expression

Junté todos y cada uno de lo papeles que tenía en expediente, les saqué copia y los ordené como mejor pude. Me puse mis zapatos más cómodos y me dirigí a la dependencia. Saliendo del metro no fue difícil localizar la puerta principal del edificio, sólo había que seguir a todas las personas que, como yo, llevaban una carpeta o portafolios con documentos. Luego de sortear decenas de puestos callejeros, representantes de las más variadas viandas chilangas, llegué a la recepción donde me canalizaron a los últimos pisos.

El elevador que tomé se esforzaba en transportar a los pasajeros. Una miserable plaquita decía: “Máximo 8 personas”, pero no aclaraba cuál era el peso máximo que se esperaba de cada uno. De lo contrario, los reclamos y las miradas acusadoras no se harían esperar.

El viaje hasta mi destino tomó más de 6 minutos, deseaba haber contemplado las escaleras, pero ya estaba enbarcada en el paseo. La apertura de puertas en cada uno de los pisos mostraba escenas imborrables: en uno se ancanzaba a ver a una decena de personas con enormes rebanadas de pastel servidas en microscópicos platos de plástico, todas empeñadas en caber en el cubículo de la festejada. En otro piso ví un improvisado puesto de Herbalife que competía con otro de perfumes genéricos.

En el penúltimo piso las puertas se abrieron para mostar una escena peculiar: todo el hall estaba inundado con garrafones de agua, la mitad vacíos, la mitad llenos. No quiero imaginar al  pobre empleado encargado de realizar el cambio.

Al llegar a mi destino me presenté con la persona indicada; cual sería mi sorpresa cuando me contestó:

—No señorita, usted no está dada de alta en nuestro sistema, me hubiera acordado de su nombre.
Hice una inspiración profunda, como si deveras supiera yoga, y dije:
—Estoy segura de que estoy dada de alta en el sistema, de lo contrario no habría recibido el contrato ¿podríamos revisarlo en su computadora?

Le dedicamos los siguientes minutos a “cazar” una silla para que pudiera sentarme, parece ser que en esos lugares las sillas son consideradas objetos de lujo y son propiedad privada. Luego de “robar” con éxito la silla del que se fue a la Villa, el funcionario se tomó su tiempo para buscar y corroborar, a su pesar, que sí me encontraba dada de alta en su famoso sistema. Entonces me pidió todos mis papeles para revisarlos como quien busca el número ganador de la lotería. Después de la minusiosa revisión me confesó que su departamento jurídico aún no liberaba cierto documento, pero que de todas formas me permitiría proseguir con el trámite. Entonces me envió a otro piso para que entregara mi factura.

Ahora sí tomé las escaleras. Al llegar pregunté al oficial de la entrada por la persona en cuestión y me envió a un escritorio vacío. Su vecino se limitó a decirme “Está en una diligencia, no sé a qué hora regresará“. Derrotada me dirigí al elevador cuando el mismo oficial me detuvo para decirme:

—Viene a entregar una factura ¿verdad? El muchacho con el que acaba de hablar también las recibe, regrese con él.

Después de agradecer su información me volví a plantar frente al vecino y le extendí mi factura junto con otros papeles.

— Hola otra vez, me comentan que usted también puede recibirme estos papeles.—
— Sí, pero sólo se reciben lunes, miércoles y viernes.—
— De acuerdo, entonces ¿cómo a qué hora puedo regresar mañana?—
— No, mañana yo ya no voy a estar en este departamento… pero, bueno, se los voy a recibir.
— Muchas gracias.— Contesté mientras tomaba sin permiso la silla de su vecino ausente.

El joven procedió a revisar en su computadora el mismo famoso sistema hasta que dijo con tono triunfal:

— ¡Le faltó enviar su XML por correo!
— Ya lo envié, a los correos que indica Compranet.
— No, pues yo no lo recibí.
— No nos preocupemos, en este momento se lo reenvío ¿cuál es su correo? — Le pregunté mientras sacaba mi teléfono, consultaba mis correos enviados y tecleaba su dirección ¡A que eso no se lo esperaba!
— Ok, pero no trae una copia de la factura para que se la selle de recibido ¿verdad?
— Sí, traigo tres.

Una vez sellada y firmada la copia me dispuse a continuar la peregrinación por las oficinas, pero el muchacho me informó que eso era todo, que en 20 días recibiría el depósito electrónico.

Me despedí con la sonrisa de alguien que vuelve a tener confianza en la Humanidad. Casi beso al oficial cómplice.

Mientras bajaba los diez y siete pisos iba pensando en el porcentaje adicional que sumé a este trabajo por concepto de trámites administrativos.

Los departamentos de compras deberían saber que, mientras más complicado sea su sistema de pagos, más caros saldrán los proyectos. Y si se trata de Gobierno, peor.

Hablando de Gobierno…

La semana pasada recibí la gratísima noticia de que la SEP ya le pagó sus honorarios a los ilustradores que participaron en la Protesta Ilustrada ¡bien por ellos que decidieron no callarse y reclamar sus pagos atrasadísimos!

Por otro lado, al grupo de editores que conozco todavía no les pagan. Dicen los rumores que, como les deben mucho más que a los ilustradores, aún no les darán una fecha para saldar sus adeudos. Espero que la SEP atienda próximamente a todos sus proveedores y termine con este penoso capítulo de falta de pagos. #SEPpagame

Lo más curioso es que, aún sabiendo de los problemas que tiene la SEP para pagar los honorarios de sus colaboradores externos, muchos ilustradores nuevos han aceptado recientemente trabajar sin contrato y con tarifas menores. Parece que en un futuro próximo los ilustradores verán con buenos ojos pagarle a la SEP para que sus obras aparezcan en los libros de texto gratuitos. Espero que no.

 

 

 

Anuncios

9 comentarios en “Peripecias en territorio Godínez

  1. Valdría la pena que nos platicaras dentro de 20 días si en verdad te llegó tu deposito, ojalá que si, pues yo soy uno de esos a los que la SEP les debe dinero, en concreto la DGBV (Dirección General de Bachilleratos de Veracruz) pos la formación de dos libros hace un par de años… si, leíste bien, hace dos años… en fin, esperemos que se resuelva de la mejor manera tu pago, saludos…

    Me gusta

  2. Es increíble todo lo que tuviste que hacer para liberar un próximo pago.Imagina que una persona se le haya olvidado un documento, lo mandan a casa de Suchi… Y sería otra y luego otra vuelta. Además ¿tú cómo sabrás qué días recogen las facturas y los xml? Si no hubieras tenido la facilidad de tu cel tendrías que hacer otra vuelta. Yo trabajé en OXXO y vaya que es engorroso estar en burocracia. Yo me peleaba con advo para que les pagara a mis proveedores y me traían vuelta y vuelta. ¡Era horrible! Si eso fue en una empresa privada, en gobierno ¡es peor!

    Me gusta

    • Hola Enrique, gracias por pasar a leer.

      Yo tampoco entiendo porqué los proveedores debemos estar dando tanta vuelta, pero como no lo podemos evitar lo mejor es anticiparlo en nuestros presupuestos y cobrar “horas administrativas extra”.

      Me gusta

  3. Hola!

    Te entiendo perfectamente, ya que hice mi servicio social en una entidad pública en el área de contratos y fianzas. Yo me desesperaba porque se me hacían trámites largos y tediosos; y lo que mas coraje me daba es que las personas no están comprometidas con su trabajo, pues claro como no es su tiempo ni dinero les vale gorro porque ya tienen su futuro “seguro”. Pero que bueno que te tocó uno “buena honda”.

    Por otra parte me da gusto que gracias a tu movimiento para exigirle a SEP el pago de los ilustradores haya funcionado. Felicidades es otro logro tuyo y de tus seguidores para mejorar los derechos de los diseñadores.

    Saludos! .

    Me gusta

    • Hola Marlene, gracias por el comentario, sin embargo te platico que el movimiento no lo inicié yo, fueron los ilustradores y editores organizados que crearon el HT #SEPpagame. Varios retomamos su voz y le dimos difusión.

      Saludos 🙂

      Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s