¿Más vale cliente malo conocido que bueno por conocer?

Golpeado_mini

 
 
 
 
 
 
La semana pasada recibí la llamada de un antiguo cliente al que le había perdido el rastro; tras darnos los respectivos parabienes por el nuevo año procedimos a la tradicional queja de siempre: el año está empezando lento para los negocios. Acto seguido me pidió que le enviara una cotización para un proyecto que le solicitó uno de sus peores y más viejos clientes.
La plática fue más o menos así:
 

– ¡¿Todavía estás trabajando para ellos?! ¿después de que dejaron de pagarte
  durante meses y luego te salieron con que querían más descuentos?– Le pregunté.
– Es que son mi cliente más grande y pues no les puedes decir que no.– Replicó.
– Pero, además ¡se llevaron a tu diseñadora estrella a trabajar a su corporativo!
– Sí, ya sé, ahora ella nos llama para corretearnos, je, je.
– Luego me enteré de que parte de tus proyectos se los dieron a otro despacho.
– Sí, ya ni me digas. Pero pues no queda más que aguantarse.
– Ay Iván, creo que te gusta ser un proveedor golpeado.

Así como en nuestras relaciones sentimentales tenemos predilección por cierto tipo de personalidad, también nuestras relaciones profesionales suelen presentar patrones de conducta que no son ni casuales ni saludables.

Dicen que los diseñadores gráficos somos muy sufridores y que nos gusta quejarnos de que nuestros clientes son unos malditos que no pagan y nos hacen la vida imposible, pero ¿no será que estamos escogiendo a los clientes incorrectos, una y otra vez?

Alguna vez me quedé viendo un programa sobre violencia doméstica en el Canal 11, me pareció dramático escuchar varios testimoniales de mujeres que habían sido maltratadas por sus parejas durante años. Cada vez iban permitiendo mayores vejaciones hasta que terminaban en el hospital, abandonadas o muertas. Cuando la conductora les preguntó porque permitían esos abusos ellas dieron explicaciones muy sentimentales, pero, después de reflexionarlo, varias aceptaron que era el interés económico el que las tenía amarradas a una persona que, ni de lejos, era la que debía estar a su lado.

Ya en otro post he escrito sobre las señales que debemos detectar cuando un prospecto nos contacta. Los freelanceros no podemos darnos el lujo de aceptar trabajar para una persona que tiene un alto potencial de volverse un mal cliente, Time is money, honey.

Pero como “hasta al mejor cazador se le va la liebre” es posible que el prospecto en cuestión no haya disparado las alarmas hasta que ya está muy avanzada la relación. Entonces, si un cliente se volvió una mala inversión ¿cuál es la maldita justificación para continuar trabajando con él? ¿masoquismo? ¿miedo? ¿hambre?

Más vale malo conocido que bueno por conocer

Esta es la frase predilecta de los mediocres que prefieren lidiar con un cliente abusivo al que ya le “conocen sus mañas” y ya saben lo que le gusta y cómo le gusta. Aquí el poco esfuerzo invertido por parte del freelancero parece justificar una relación mala, como una vieja amistad con una persona que nos cae bastante mal, pero a la que ya estamos acostumbrados. El esfuerzo que le dediquemos a buscar nuevos clientes será recompensado con un refrescante cambio que nos permitirá crear una buena relación desde las primeras etapas.

Otra pésima razón para no despedir a un cliente malo es el miedo a quedarnos sin trabajo para siempre: –Si dejo a mi cliente más grande me voy a quedar sin chamba. Lo malo de esa postura es que los clientes malos “saben oler el miedo” y pueden manipularnos a su antojo con frases como –Huy, está muy caro, voy a ver quién me lo hace más barato. O –Ándale, apóyame en este proyecto para que te consiga más pedidos.

Y luego está el diseñador que piensa que merece que lo maltraten porque está recién salido de la universidad, porque cree que no está a la altura del cliente o simplemente porque tiene la autoestima bajísma y acepta trabajar para clientes que no tienen el más mínimo aprecio por el ejercicio profesional de un trabajdor independiente. Para muestra este botón que circula en Facebook, donde se muestra un claro desprecio por el trabajo de diseño, rebajándolo al estátus de un hobbie que nadie se toma en serio.

Lovely Store

¿Qué tal si el tiempo dedicado a quejarnos de esos clientes lo empleamos en buscar nuevos prospectos? De esos que retan nuestra creatividad, aprecian nuestro servicio profesional y pagan por ello. Sí, ya sé que no está facil, pero nadie va a venir a hacerlo por nosotros así que ¡a darle átomos!

Anuncios

11 comentarios en “¿Más vale cliente malo conocido que bueno por conocer?

  1. Hola Leonora, precisamente en diciembre que acaba de pasar, me llamo un cliente, que lo primero que hizo fue llorar por su situación en su negocio ( a pesar de que le va bien ) y tratar de “abrir mi corazón” je y cobrarle lo mas barato posible ( esta estrategia la hizo desde el primer trabajo, ). Lo que hice fue decirle que no podia hacer su diseño por menos cantidad de la cotización que le envié. Y terminé ya con la relación laboral. Esta es la primera vez que lo hago y si me costo trabajo. quizás sea por el miedo a quedarse sin un cliente, es que trabajo por mi cuenta. Pero no pasa nada y mejor me quedo con clientes “buenos”, que afortunadamente si los tengo. Saludos.

    Me gusta

    • Hola Andi.
      Te confirmo que nunca es fácil despedir a un cliente malo, pero es absolutamente necesario que dediques tu tiempo y energías a la relaciones con los clientes buenos que son los que te mantendrán en el negocio.

      Me gusta

  2. Hace poco tuve una discusión así en FB, yo defendiendo que sólo debemos tener buenos clientes (o intentarlo) y otros diciendo que el cliente tiene derecho a cualquier clase de abuso. Desde entonces tengo la tentación de escribir un pequeño post para explicar que de cualquier negocio la parte más importante no es el cliente sino el personal.Aunque mi caso en una pequeña empresa es levemente distinto al de un trabajador independiente creo que al final se resume en lo mismo “primero lo de adentro y luego lo de afuera” Si permitimos abusos de un mal cliente es inevitable que con el tiempo se vuelvan peores :/

    Me gusta

    • Hola Alletta.
      Tu comentario me recordó uno de los principios fundamentales de la Mercadotecnia que dice algo así como: “Antes de planear una campaña publicitaria exitosa asegúrese de que su producto no es una vil porquería”. Esto es, no podemos aspirar a tener buenos clientes si nuestro producto o servicio no es bueno, y para que sea bueno debemos contar con el respaldo de un equipo de trabajo muy bueno. De nada sirve tener el producto más chingón si capital humano no tiene la capacidad de hacerlo brillar.
      Por otro lado, no dejes de escribir ese post y compartirnos la liga.

      Me gusta

  3. Hace poco un cliente, decia que el trabajo no es bien pagado, me lo dijo en una junta, y despues de que le envie una cotización por mis servicios, resulto que puras quejas, que si faltaba esto y el otro, que estaba muy caro, que esperaban un precio mas económico, etc.

    Y todavia me dice que yo no puedo escoger que trabajarles y que no, pues de plano yo soy dueño de mi tiempo y de mi autoempleo, asi que si puedo escoger que servicio ofrecerle a los clientes y a que precio, ver si me es rentable o no, nosotros los freelancer podemos escoger, es algo que los clientes buenos y malos, no ven.

    Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s