¿Debemos “hacer show” para los clientes?

show2Tuve un maestro de fotografía que nos recomendaba “hacer show” cuando el cliente estuviera presente durante una sesión de fotografía de producto. Nos explicaba que, además, era buena idea llenar el set de tripiés, luces y otros artilugios, aún cuando no fueran necesarios para las tomas. Recuerdo cómo nos lo contaba:

“Cuando me contrata una agencia de publicidad para realizar una sesión de fotografía de producto a menudo me veo rodeado por una decena de personas: mi asistente, uno o dos encargados de las agencia, uno que otro trainee preguntón, un amigo del amigo, el cliente final y su pareja sentimental.

Son las 5 de la tarde y me tomo todo el tiempo del mundo para ubicar las lámparas, conectarlas, arreglar el ciclorama, cambiar cien veces de lugar el tripié con la cámara, intercambiar lentes, probar filtros… y luego volver a cambiarlo todo. Si se trata de la fotografía de un producto con alguna parte reflejante le pido a mi asistente que limpie la superfice con un pincel fino, como si se tratara de la recuperación de huellas en una escena del crimen.

Ahora son las 8 de la noche y los mirones ya se quieren ir, no tienen idea de cuánto tiempo más se llevará este detallista proceso. Así, como en fiesta en la que ya no hay alcohol, uno a uno se despiden deseándome que la noche no le sea larga. Una vez que ya se fueron todos le pido a mi asistente que quite todas las lámparas extras y hacemos el shooting de trancazo en 10 minutos. Empacamos todo y nos vamos a casa a las 8:30.”

Él es un profesional con mucha experiencia y su recomendación me pareció exagerada. Pero un día me sucedió que dejé las llaves dentro de la casa y tuve que llamar al seguro para que me enviaran a un cerrajero. Cuando llegó le avisé que la chapa era de alta seguridad y que probablemente tendría que usar métodos alternos para abrirla. Mientras yo parloteaba sacó unas ganzúas pequeñitas y abrió la puerta en ¡¡exáctamente 5 segundos!! Ante mi sorpresa la volvió a cerrar y fingió trabajar durante 10 minutos más para darme la impresión de que su labor era más complicada. Es obvio que el poco tiempo que tardaron el cerrajero y mi maestro en concretar sus tareas es el resultado de meses, tal vez años, de estudio y muchas horas de práctica. Leer la fábula de El Gallo.

Entonces ¿vale la pena hacer tanto show?

A lo largo de los años he aprendió que algunos clientes, cuando pagan por un servicio y esperan ser espectadores del proceso, se sienten defraudados si no reciben suficiente “espectáculo”. Comparándolo con una pelea de box podríamos confirmar que si hay un knockout en el primer round muchos se sentirán decepcionados.

Yo, que me dedico principalmente a la fotografía, siempre llevo mi equipo en estuches especiales y uso un chaleco que grita “ya llegó la fotógrafa” pues debo dejar en claro que yo soy la persona correcta para realizar el trabajo.

El espectáculo que los freelanceros podemos ofrecer a nuestros clientes no siempre podrá ser tan ostentoso, por eso te sugiero que cuides algunos detalles antes de reunirte con un prospecto:

  • Nunca entregues una tarjeta de presentación que tiene las esquinas gastadas, darás la impresión de que lleva años guardada en tu cartera.
  • Si usas una laptop para mostrar tu trabajo procura que su teclado esté impecable y jamás le pegues una calcomanía de Bob Esponja pues podría parecer que es la computadora de tu sobrino.
  • Si eres ilustrador no te conformes con mostrar tu portafolios digital, encárgate de realizar algunas impresiones finas de tus mejores ejemplos. No olvides registar tu trabajo ante Derechos de Autor por si el cliente te pide que le dejes alguna muestra.
  • Si eres diseñador gráfico o te dedicas a alguna área “creativa” puedes llevar ropa casual, pero jamás confundas el look divertido y relajado con la falta de aseo.
  • Desafortunadamente la “primera impresión” sí cuenta, así que antes de salir a una cita párate frente al espejo y haz el ejercicio mental de preguntarte ¿Si hoy me conociera por primera vez, me contrataría?

Y tú ¿haces algún tipo de show para tus clientes?

Anuncios

13 comentarios en “¿Debemos “hacer show” para los clientes?

  1. Si, aquí la cuestión es que si bien tu experiencia te permite hacer las cosas más rápidamente, también es cierto que entre más rápido lo haces el cliente va a pensar que es muy fácil y no vale lo que pediste. Yo personalmente no hago demasiado show, solo un poco, pero jamás le miento al cliente tipo: Huuuuy es que le falla la espiroqueta de la chafaldrana y voy a tardarme mucho más.

    Me gusta

  2. He optado por hacerlo, porque efectivamente cuando tienes mucha experiencia y haces las cosas rápido, das la impresión de que es “fácil” y a lo mejor piensan que no vale lo que están pagando por él.

    Me gusta

  3. Un show como el de la historia no tanto, pero si le explico a mis clientes paso a paso lo que hago para tener su contabilidad y sus impuestos en tiempo y forma, por ejemplo: para tramitar tus facturas electrónicas necesitas:
    1. Estar inscrito al RFC
    2. Solicitar FIEL
    3. Tramitar contraseña
    4. Elegir un PAC autorizado o el sistema del SAT
    5. Tener a la mano todos los requisitos fiscales del cliente para la emisión de las facturas.
    6.Capacitación para usar el sistema elegido
    7,8,9…

    Comienzo a describir los requisitos para cubrir cada punto y en el punto cuatro o cinco, me dicen: ¿esta bien, cuanto me dijo que cuesta el servicio? es cuando vale la pena el “show”.

    Me gusta

    • Y, entre otras cosas, yo le pago a mi contador porque tengo la certeza de que él estará al tanto de las modificaciones fiscales y “tejes y manejes” de su presentación. Pago para que él me de un servicio profesional porque yo no tengo tiempo para dedicarlo en eso.

      Me gusta

      • Exactamente, no pudiste decirlo mejor, hay que dedicar el tiempo en hacer crecer el negocio, por ello otro refrán dice zapatero a tu zapatos, y la experiencia nos hará adornas nuestros servicios, claro sin mentir ni ser deshonestos.

        Me gusta

  4. Buenísimo post, la verdad nunca lo había pensado, tal vez es necesario hacer un poquito de show, lo suficiente para convencer al cliente que eres profesional y de los buenos, pero no tanto como para hacerle creer que sólo estás “chamullando” como decimos en Chile (decir o hacer cosas sin argumento y que están demás, o decorar demasiado un argumento por lo general con mentiras :P)

    Me gusta

    • Exáctamente, la diferencia sería algo así como ser un pavorreal y contonearse con el plumaje o ser un pato disfrazado de pavorreal.
      Por cierto, acá en México “chamullar” se puede traducir como “hacer faramalla”.

      Me gusta

  5. En mi labor tengo más clientes Help Desk que de Desarrollo/Diseño, la rapidez es mejor que verme sacar millones de artilugios de la “Tortubolsa” y probar cada uno de ellos.

    Deje de hacer show hace mucho tiempo, hasta llegar a atender a los clientes desde la Casa/Oficina hace 3 años y deje de atender clientes que requerían mi presencia en su empresa para justificar la entrega de un cheque por mis honorarios.

    Me beneficie eliminando los tiempos de desplazamiento, por ende los de atención, además de que incremente el costo de mis servicios con un 83% de aceptación en los mismos.

    Saludos.

    Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s