Freelanceros con miedo

MiedosaYo tengo la teoría de que, por lo menos, la mitad de los problemas que enfrenta un freelancero se deben a sus miedos. El miedo no permite avanzar, es angustiante, te hace perder valiosas oportunidades y, tarde o temprano, te paraliza.

Miedo a conseguir nuevos clientes

Sí, ya sé que la economía está por los suelos, que tal vez los pocos clientes que tienes no son suficientes para mantener tus gastos, pero ¿qué has hecho al respecto para contactar nuevos clientes? ¿Cuándo fue la última vez que levantaste el teléfono para “llamar en frío” a una empresa con la que te gustaría trabajar? Las excusas para no contactar a un prospecto desconocido sobran, desde las perfectamente racionalizadas hasta las verdaderamente absurdas, pero, lo peor que te puede pasar es que te cuelguen el teléfono y, deveras, nadie se ha muerto de eso.

Miedo a perder clientes

Tengo un cliente bastante antiguo al que tenía muchos años de cobrarle lo mismo por cierto trabajo periódico, hasta que un día me di cuenta de que ya no podía seguir cobrándole tan poquito. Me daba pavor pensar en que debía contactarlo para comunicarle las nuevas tarifas ¿y si me mandaba al diablo y de paso lo perdía? Como de todas formas y ya estaba trabajando con pérdida me animé a enviarle un correo muy cortés para informarle que debía actualizar los costos. La respuesta fue un indoloro “De acuerdo.”

Miedo a exigir un trato profesional

Algunos freelanceros confunden el trato profesional con el trato servicial, me ha tocado ver profesionales independientes que se aguantan más de una hora esperando a que llegue su cliente a una cita. Mientras más tiempo esperes a alguien, más desesperado te verás. Los malos clientes saben oler la desesperación y suelen manipular a los freelanceros con baja autoestima.

Miedo a defender tu trabajo

El cliente siempre tiene la razón, pero nosotros tenemos los conocimientos para ayudarlo a obtener un mejor resultado. Nunca tengas miedo a defender tus ideas sobre el proyecto para el que te contrataron. No se trata se ser sordos a las observaciones de los clientes, pero recuerda: tú eres un profesional de tu área y te pagan por aplicar tus conocimientos en beneficio del cliente.

Miedo a exigir un pago puntal

Todos los día nos enteramos de que a alguien no le han pagado lo que le deben por el trabajo que ya realizó. Lo que no escuchamos todos los días es qué están haciendo esas personas para conseguir ese pago atrasado, además de quejarse.

Desde que inicias un proyecto debe quedarles claro (a ti y a tu cliente) cuáles son las fechas críticas en el desarrollo: las fechas del pago del anticipo, las de recopilación de materiales, de revisiones, de la entrega final y la del pago del saldo. Es tu responsabilidad averiguar cuáles son los trámites que tienes que cumplir para entregar una factura y recibir el pago en el tiempo acordado. Cada empresa inventa sus propios sistemas administrativos para realizar sus pagos lo más tarde que se pueda, pero está en tus manos evitar “que te lleven al baile” por ignorancia.

No disfraces al miedo de “pena”

A veces, para no sonar tan mal, decimos que “algo nos da pena”, porque aceptar que “algo nos da miedo” sería aceptar que somos miedosos, así que mejor decimos que somos penosos. Cuando decirmos –Es que me da pena llamar para preguntar por el pago…–  en el fondo lo que sentimos es miedo a tomar el teléfono, hablar con una persona y ser rechazados.

La mejor forma de acabar con el miedo es haciendo algo al repecto: habla, muévete, ofrece, negocia, trabaja. Los problemas no desaparecen solos y ciertamente enfrentarlos da susto, pero el día que te corten el internet por falta de pago, o el día que no te alcance para pagar la renta, ese día te va a quedar muy claro que el miedo no es un buen aliado ¡y menos si eres freelancero! porque nadie va a salir a hacer las cosas por ti.

Obviamente no se trata de volverse una persona temeraria que se avienta al vacío a la menor provocación, pero te aseguro que, si comienzas a afrontar las situaciones que te dan miedo o pena en tu quehacer profesional, tu cuenta de banco empezará a beneficiarse.

¿Qué otros miedos asociados al freelanceo conoces?

Anuncios

17 comentarios en “Freelanceros con miedo

    • Uy Fernando, no pienses en eso, tú sigue escribiendo y compartiendo el contenido, si le resulta interesante a alguien ¡qué bueno! y si después de dos años nadie lo lee ¡cambia de tema! o que no te importe y sigas escribiendo por el placer de hacerlo.
      Saludos.

      Me gusta

  1. Leonora que buen articulo, ahorita me cae como anillo al dedo, que trabaje en un proyecto sin recibir mi pago y muchas veces queremos confundir el miedo con la pereza de cobrar pero esta lección me recuerda el dicho: “niño que no llora, no mama leche”.

    Me gusta

  2. Yo creo que los mas grandes son le miedo a no dar el ancho, por ejemplo un día por ahorrarme una lana me aventé a instalar unos viniles, no sabia pero había visto varias veces como lo hacían, y yo muy chicho dije va, ya estando ahí la gota gorda, entre que me quedaran bien pegados y el no desperdiciar el material (el cual tendría que reponer de mi dinero).
    Aunque el cliente quedo a gusto me quedaron bien, pero si el miedito a entrarle a una proyecto y creer que no das el ancho inclusive que tengo unos amigos en backup. ;D

    Me gusta

    • Gracias por el comentario Julio César.
      A mí también me llegó a pasar que ofrecí cosas que nunca había experimentado y los resultados fueron diversos, desde el completo fracaso hasta las lágrimas de alegría del cliente.
      Con los años me he vuelto más prudente y nomás no ofrezco lo que no conozco o no tenga el proveedor correcto.
      Prefiero que digan “aquí corrió que aquí murió”.

      Me gusta

  3. Como siempre excelso, Leonora.
    El segundo párrafo me atrapó y me hizo pensar demasiado en el tema de buscar clientes.¿Qué opinas de la siguiente interrogante?, cliente que buscas será un mal cliente dado que tú estás ofreciendo los servicios y él te está haciendo el favor de contratarte, mientras que el cliente que te busca a ti al saber lo que quiere se adapta a los precios y tiempos que tú dictes, por lo tanto no será un mal cliente.

    Me gusta

    • Hola Luis.
      Sobre tu interrogante: Si alguien te contrata es porque tus servicios les son útiles no porque “te esté haciendo el favor”. Yo he tenido expereincias de muy buenos clientes que he contactado en frío y no me estaban haciendo el favor de darme trabajo, al contrario: yo aparecí justo en el momento en que ellos necesitaban a alguien que les ofreciera un servicio como el mío.

      Por el otro lado: si un cliente te contacta tú no le “estás haciendo el favor de tomarle la llamada”, más bien se trata del resultado de un gran esfuerzo anterior: ese cliente que llegó a tí gracias a tu buen trabajo de promoción o posicionamiento en internet, con tus otros clientes que te recomendaron o porque colocaste tu publicidad en el lugar adecuado.

      Me gusta

  4. Me cayó como anillo al dedo. Tengo un cliente que ando correteando hace un par de semanas y su justificación es que no le han entregado las llaves del local del nuevo negocio que comenzará. ¿y eso qué tiene que ver conmigo? Mi trabajo ya está realizado…

    Me gusta

  5. Muy bueno, el miedo siempre a sido un enemigo grande a vencer, lo bueno es que siempre salgo avante.

    Lo peor que me ha pasado es que un cliente de años por actualizar precios me mandara directito a trabajar con alguien más, pero lo mejor fue 2 años después cuando regreso sólito y aceptando las tarifas, lo no tan bueno que ya tenia un desastre en sus instalaciones por los “profesionales” que contrato durante ese tiempo.

    Me gusta

  6. Pingback: ” El peor enemigo del Freelance: el miedo

  7. Hola como se debe dar de alta un freelance.. fíjate que voy empezando, y me comentaba una contadora que no me dé de alta en hacienda hasta que tenga muchos clientes, conseguí un local, pero me dice que no dé de alta apenas hace unos días solo un prospecto me pregunto que si doy factura… y le contesté que no… y eso me causo confusión… pero me gustaría saber tu opinión. Es de mucho valor mas viniendo de una freelancera diseñadora. Gracias

    Me gusta

    • Hola Laura.
      Me parece un poco extraño que una contadora te recomiende que no te des de alta en el SAT.
      Si no te das de alta sólo vas a conseguir clientes muy chiquitos, si quieres competir en un mejor mercado DEBES dar facturas.
      Si ya tienes un local y no estás dada de alta no vas a poder deducir los gastos de luz, renta, teléfono, etc.
      Yo te sugiero que no dejes pasar más tiempo para darte de alta, seguramente tu contadora te podrá asesorar en los trámites… y si no puede ¡cambia de contadora YA!
      Saludos.

      Me gusta

  8. Pingback: El peor enemigo del Freelance: el miedo

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s