Reflexiones sobre la ilustración

En esta ocasión tengo el gustazo de presentarles la colaboración de Grimalkin, se trata de una amiga de la carrera que ha dedicado su vida a la ilustración infantil. Como ella también es freelancera le pedí que nos compartiera su visión sobre esta profesión. En este texto, además, nos regala 10 consejos para los que inician este camino. Disfrúten…

Ilustrador
La profesión de ilustrar libros infantiles, en México, en un principio, estuvo ligada con el desarrollo de la imprenta y ahora también se ha venido transformando con el uso de la computadora y de Internet.

Por ejemplo, en la década de 1990, no existía una especialidad académica como tal, los ilustradores eran principalmente autodidactas, diseñadores o artistas plásticos, que se formaban como ilustradores a veces sin ni siquiera haberlo planeado, simplemente porque encontraban trabajo haciendo “monitos”, o porque les gustaba dibujar y tenían la oportunidad de recibir un salario haciéndolo.

Lo que importaba en esta época, era saber dibujar y tener destreza para manejar la técnicas de representación: acuarela, wash, acrílico, pastel, aerógrafo, serigrafía o grabado, principalmente.

Los medios de impresión no estaban tan desarrollados como ahora, pero existía la ventaja de que comenzaba a haber mayor demanda de trabajo para un grupo pequeño de ilustradores, como diría mi abuelito,— eran tiempos mejores—.

Alrededor del año 2000, se crea la especialidad en ilustración dentro de la carrera de Diseño Gráfico en la UNAM, con ello, vendrían generaciones de nuevos talentos con la dirección y el enfoque de trabajar y abrirse espacios dentro del campo laboral de los libros ilustrados en México: libros de texto, libros con narraciones ilustradas y los muy valorados libros álbum. Además de explorar otros medios visuales como la animación, libretas de viaje y venta de objetos con dibujos de autor. Todo con el afán de lograr recursos económicos y forjarse un nombre dentro del gremio de la ilustración.

Por supuesto que hay mas espacios, como la ilustración científica, cultural, de moda, publicaciones periódicas, erótica, pero estas merecen una reflexión aparte.

Esta breve introducción, nos coloca en que actualmente, es mas fácil llegar a ser ilustrador que antes. A pesar de que ahora la competencia es muy grande, así también se ha abierto ¡a todo el mundo!, las opciones de publicar libros. Usando el Internet es posible que mas editores conozcan nuestro trabajo con un sólo “clic”, así como que ahora contamos con mayores espacios para aprender y ver el trabajo de otros ilustradores nacionales y extranjeros.

Estamos viviendo una época de oportunidades y retos, y es bueno ir dando pasos firmes antes de emprender el vuelo.

Si eres un ilustrador que a penas va a alzar el vuelo, igual te pueden servir estos pasos.

  1. Arma tu carpeta de ilustraciones, tanto virtual (.pdf) como impresa digitalmente. Sólo en citas programadas lleva tus originales.
    Tienes que tener autocrítica y seleccionar los trabajos que sabes podrías volver a repetir con la misma calidad, o mejor y por supuesto que te gusten. De 10 a 20 imágenes son mas que suficientes, porque a veces los editores no dedican mucho tiempo a revisar carpetas.
  2. Si es posible no muestres trabajos con varios estilos, (realista, caricatura, collage, abstracto) porque eso confunde y los editores no saben cómo definirte, ser multi task esta bien si entras a trabajar con salario y horario fijo, pero como freelance no es conveniente, porque pensarán que no te conoces a ti mismo y por lo tanto no saben que esperar de tu trabajo.
  3. Lleva tarjetas de presentación o postales, incluye en ellas tu mail, teléfonos y tu nombre, (evita usar sólo tú seudónimo, hay editores que nos les gusta llamar a tu casa preguntando por el “súper doctor trazo”).
  4. Has una breve presentación de ti y de tu trabajo, mas que mencionar tus estudios o tus premios, menciona en ella como te defines a ti mismo y a tu trabajo, (sombrío, lleno de color, infantil, juvenil, narrativo, experto en personajes, etc.) Eso sirve a los editores para ubicarte, tanto como persona como profesional.
  5. Llénate de historias, lo mejor es que leas libros. Sé culto, recuerda que los ilustradores decodificamos la realidad y la transfiguramos desde nuestro punto de vista, forzosamente un buen ilustrador tiene desarrollado un punto de vista, y eso te lo da la lectura, lee libros, lee cine, lee teatro, lee performance, lee arte, empápate de símbolos, adáptalos a ti, reflexiona y opina dibujando.
  6. Lanza tus redes, envía tu carpeta a las editoriales que mas te gusten, pide citas en la medida de lo posible para que te conozcan en persona. Toma en cuenta los comentarios que te hagan, todo sirve para mejorar, aún los que te parezcan “mala leche”.
  7. Date de alta en Hacienda, ¡ni modo!, para poder cobrar hay que estar en regla, pero te sugiero que investigues con tu contador: el artículo 109, fracción XXVIII de la Ley de Impuesto sobre la renta y el artículo 15 fracción XVI de la Ley del impuesto agregado, que añadiéndolos como leyenda en tus recibos, solicitas que no se retengas éstos dos impuestos.
  8. Toma talleres, cursos, platica con otros ilustradores. Dentro de las actividades de la Feria del Libro Infantil y Juvenil, y de la Feria del Libro de Guadalajara, desde hace cuatro años se a venido abriendo el espacio para nuestro gremio, aprovecha y acércate a las Ferias.
  9.  Participa en concursos, pero antes de enviar lo que tienes guardado, mejor planea enviar algo que te rete a ser mejor, esfuérzate, dedícale el tiempo necesario para hacer algo que te represente.
  10. Gestiona tus propios proyectos, creé en ti, en lo que te gusta hacer, no esperes a que “llegue un editor bajado del cielo” y te descubra. Eso pasa, pero no a todos, haz que la suerte te encuentre trabajando.

Y sobre todo, dibuja, dibuja mucho, no dejes de dibujar.

Te deseo buenos trazos
Grimalkin

Anuncios

7 comentarios en “Reflexiones sobre la ilustración

  1. El problema de hoy en día es justamente que hay más oferta que demanda, por lo mismo los precios de la ilustración han bajado hasta la ridiculez y simplemente es imposible que levanten vuelo, los editores ven la diversidad como una ventaja para ellos pues “tienen más de donde elegir”, pero el precio es que no pagan igual que antes, en los 90’s por ejemplo, una ilustración para portada en una revista de opinión podían pagártela en 10,000 pesos, hoy en día di que te fue bien si te pagan 3000, añadan a esto la crisis editorial y la del país… un consejo que yo añadiría es justamente que los ilustradores cuiden el valor de su trabajo, no por ser sus primeras veces en la publicación o por promoverse cobren mal o regalen su trabajo, vean a este oficio como su sustento, no como un experimento del cual eventualmente se podrán retirar y dedicares a otra cosa, la gente que es eventual y cobra mal, las amas de casa que no comen de esto y se consideran bien pagadas solo con reconocimiento nos ha hecho mucho daño. Cobren bien, cobren caro y sean generosos con los colegas.

    Visiten ilustracionmexico.org!

    Me gusta

    • Hola Carlos, gracias por pasar a comentar.
      Desafortunadamente en una economía de mercado las cosas son así de simples: mientras más oferta los precios bajan, PERO siempre habrá oportunidad de que los mejores ilustradores cobren lo justo por su trabajo.
      Una observación: “cobrar lo justo” o “cobrar bien” por tu trabajo significa que cobrarás por lo que vale, que puede ser mucho. Cobrar “caro” significa que el cliente está pagando de más por algo que en realidad vale menos.
      Entonces la invitación, pienso yo, sería a que los ilustradores cobren correctactamente su trabajo en lo que realmente vale, sin rebajas a lo menso, sin patrocinar al cliente.
      Un ilustrador que cobra mal su trabajo no podrá vivir de su labor.

      Me gusta

      • Si, completamente de acuerdo, yo lo comenté así porque hay muchos colegas que piensan que cobrar lo justo es cobrar caro, con precios como de 70 pesos por ilustración o 2000 por doble pagina hay muchos colegas acostumbrados a pensar que así es la cosa, de ahí lo de ‘mejor cobra caro’, para que al menos así lleguen a lo justo, pero si, no es una invitación a pasarse de raya, gracias por la aclaración Leonora 😉

        Me gusta

  2. Y que hacer, cuando te piden, hacer un dibujo igual a, o parecido a, o comolos de, no se suponeque cada ilustrador debe de proponer algo nuevo, como puedes convencer al editor que opte por tu opción cuando quiere algo igual a otro ilustrador y sobre todo por que lo quiere más barato .

    Me gusta

    • Cada ilustrador profesional y autoral, debe desarrollar su propio estilo. Ese tipo de trabajo, de libros de texto, donde te piden imitar estilos, por lo general son muy mal pagados e insufribles y por si fuera poco, van mermando la calidad laboral del medio.

      Es preferible decir un —no, gracias. Y quizá esta práctica por parte de los “editores”, vaya disminuyendo si nadie aceptara trabajar asi.

      Al final es decisión de cada quien que camino tomar, el de la imitación, en favor a las editoriales, o el de ser auténtico en favor a nosotros mismos. ^_^

      Me gusta

  3. A nosotros como freelance nos a servido llevar la carpeta con varios estilos, porque? bueno, porque nos a dado la oportunidad de abarcar mas trabajo y no nos encasillan con un solo estilo, la variedad también le gusta a las editoriales 😉

    Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s