El secreto de los veteranos: Especialización

Cuando salí de la Universidad estaba convencida de que era capaz de trabajar en cualquier área del diseño gráfico. No le tenía miedo a ninguna solicitud de los clientes y me las arreglé para resolver requerimientos completamente diferentes: desde serigrafiar camisetas hasta diseñar un folleto, programar una página web, tomar fotos de producto, hacer interactivos y lo que me pusieran enfrente ¡yo era la maldita Mujer Maravilla!

Durante varios años consideré que mi arsenal de herramientas y la variedad de proyectos que podía abordar eran mis mayores ventajas, pensaba que, sin importar lo que el cliente pidiera, yo podría resolverlo valientemente, era, lo que se dice en México, muy entrona*. Me sentía altamente competente y mi sitio web lo reflejaba: Se hace diseño editorial, multimedia, collage 3D, fotografía, stands, diseño de logotipos, etc. etc. Cuando de plano no tenía los medios para atender una solicitud recurría a un tercero al que le encargaba esa parte del trabajo.

Todo eso sonaba muy bien, hasta que un día alguien me preguntó –¿Y cuál es tu especialidad?– A lo que le contesté de la forma más idiota que pude –Todas las áreas son mi especialidad y lo que no sé lo averigüo.– Cada que me acuerdo de esa respuesta me río… pero de la pena que me da haber tenido tan poca visión al respecto de mi trabajo y, por lo tanto, del tipo de clientes que tenía.

Con los años tuve la capacidad de evaluar cuales eran mis áreas fuertes, cuáles eran los proyectos que más me atraían y cuáles eran los mercados más interesantes, así encontré cuales eran mis verdaderas especialidades: proyectos específicos que me salían muy bien, que me gustaba hacer y que tuvieran un mercado que lo solicitara. Entonces comencé a dedicarle más tiempo a buscar proyectos interesantes, para un mercado determinado que tuvieran que ver con el área de mis mejores habilidades. Trabajé para volverme endemoniadamente buena en ese nicho donde me convertí en especialista. Todavía puedo realizar otro tipo de servicios de diseño, pero ya no me promuevo como “todóloga”. Ahora que ya tengo un portafolios envidiable en mi especialidad, puedo cobrar como tal.

Ahora voy a comparar este planteamiento con algo más simple: la comida.

Cerca de mi casa existía una carnicería que, con una visión empresarial bastante improvisada, comenzó a vender los fines de semana, tacos de carne asada. Tenían tan buen sabor que al poco tiempo colocaron tres mesas sobre la banqueta. El negocio florecía gracias a los antojos de mis carnívoros vecinos. El lugar siempre estaba hasta el gorro**, pero los comensales esperaban pacientemente sus tacos.

Entonces los dueños tuvieron la mala idea de “enriquecer” su menú con tacos de guisado, enchiladas, pozole, mole, paella y nuggets para los niños. Por lo que escuché, los nuevos platillos “estaban bien” sin ser nada especial. Poco a poco la especialidad de la casa se diluyó en el mar de una oferta caótica que requirió de más personal y más trabajo en la cocina. Entonces sucedió lo lógico: empezaron a perder clientes ¿quién quería gastarse el tiempo en un lugar que ofrecía “todo y nada”?

Los dueños entraron en pánico y comenzaron a actuar de forma desesperada para atraer clientes: ponían música a todo volumen y cada fin de semana decoraban con un  tema distinto (un día fueron globos, pero en otra ocasión fue una piñata usada de gran tamaño y que daba miedo). Ante las fallidas “estrategias” optaron por abrir todos los días para ofrecer comidas corridas, pero no muchos querían degustar su sopita aguada bajo las extrañas lonas que colocaron en la época de lluvias. Tristemente cerraron al poco tiempo. Sospecho que se quedaron con deudas porque ni siquiera conservaron la carnicería original. ¿Y si mejor le hubieran sido fieles a la especialidad que los distinguía?

El otro día, mi esposo y yo comimos en un Toks, quedé sorprendida por la extensión de la carta, realmente no se les había escapado nada suceptible de ser puesto en un plato. Me daban ganas de preguntarle a la mesera si tenían alguna especialidad, pero corría el riesgo de que me dijera, que lo mejor de la carta, eran los platillos franceses más caros. Y si voy a pagar mucho por un platillo francés mejor voy a Au pied de Cochon, o al Lipp que son restaurantes verdaderamente especializados.

Te invito a que evalúes los servicios que ofreces como freelancero o despacho de diseño ¿realmente tener una oferta grande de productos te ayuda a obtener más ingresos? o, por el contrario ¿gastas más recursos teniendo más equipo, herramientas y personal para atender muchos proyectos chiquitos?

*Entrón (a): Persona que nunca dice “no” a un trabajo difícil. Aborda los retos sin miedo y con muchas ganas, casi con ánimo peleonero.
**Hasta el gorro: Lugar que se encuentra muy, pero muy lleno.
Anuncios

20 comentarios en “El secreto de los veteranos: Especialización

  1. Totalmente de acuerdo, les cuento que como estrategia yo decidí armar paquetes de servicios delimitando los alcances de los mismos, ello me ayudo a resolver dos cosas:

    1.- evitar malos entendidos
    2.- ayudar al cliente a concentrar su atención y necesidades en un formato claramente definido.

    Después me se me ocurrió que además de un paquete de servicios, también lograr un mini manual de descripción de objetivos. Así, pocas cosas quedarían sin definirse.

    Todo suma cuando se trata de ese tema tan complejo que es la creatividad, sobre todo en mi fuerte, la ilustración.

    Saludos

    Me gusta

    • Gracias por el comentario Alex.
      Cuando tienes claro cual es tu especialidad es más fácil delimitar los alcances del servicio o “paquetear” como en el caso de la programación de páginas web. Aunque no lo recomiendo para los casos donde cada proyecto está hecho a la medida de requerimientos especiales.

      Saludos de regreso.

      Me gusta

  2. Hola Leonora.

    Tienes mucha razón en la especialización, pero no hay que dejar de lado los giros que nos dan ganancia sin importar lo pequeña que sea, sin afectar nuestro tiempo y actividad principal.

    A finales de 2007 e inicios de 2008 empezaba a surgir el “Maravilloso Negocio” de las “Cámaras de Vigilancia con Acceso desde Internet”, tome capacitaciones y en menos de 3 meses ya estaba certificado en 3 marcas lideres en el mercado Mexicano.

    Pasaron los meses y ya no necesitaba a los distribuidores Mexicanos, fui directamente con los distribuidores en EEUU, todo iba de maravilla, tanto que puse oficina, con secretaría buena onda y me compre una camioneta Isuzu Rodeo de 6 cilindros. Aaahhh!!!

    Al cabo de 11 meses deje de lado todo lo demás sin importarme la ganancia que generará o el cliente que fuera, yo solo quería instalar “Sistemas de Seguridad”, ya para ese entonces colocaba puertas automáticas, checadores, vallas eléctricas, plumas para estacionamiento con lector a distancia, localizadores GPS en automóviles, etc. y tenia diferentes paquetes.

    Pero llego la Maldita Influenza AH1N1 a mediados de 2009 y changatelas* las licitaciones donde participaba, los contratos por firmar y las compras ya autorizadas se vinieron a bajo.

    Como emprendedor irresponsable que era no había guardado un colchonsito y todo lo tenía invertido en material, al fin de cuentas en aquel entonces con 2 instalaciones al mes pagaba servicios y sueldos.

    En menos de 2 mes ya no tenía secretaría (como la extraño), oficina… camioneta si; esa la conserve año y medio 😀 , pero si mucho material que malbarate y una deuda con Nextel que pa’ que te cuento.

    Por lo cual recomiendo especializarse y no dejar pasar oportunidades que no afecten la actividad principal.

    *Changatelas.- Expresión usada para reflejar asombro y desesperación.

    Me encanto esta frase “La Maldita Mujer Maravilla Entrona”, jajaja muy buena jajaja!!!

    Saludos y MUCHO ÉXITO!!!

    Me gusta

  3. Siempre es un verdadero gusto leerte Leonora, estoy siempre pendiente de las actualizaciones de tu blog porque viví mucho tiempo con la brújula magnetizada, aún así, hay personas que aunque les digas tu especialidad siempre están buscando quien les resuelva un apuro y en ese sentido, soy muy cauteloso de a que personas les digo que si, y a que personas les digo “no es mi especialidad”, no porque no pueda resolver lo que me piden, sino porque me desvía de proyectos que si son mi especialidad, en este caso todo lo referente a sistemas de aseguradoras, promotores y agentes

    Me gusta

    • Hola José Juan, sé a lo que te refieres. A mí me ha pasado que mis clientes de hace rato me piden que haga otras cosas de diseño porque ya me tienen confianza, pero con un límite: una vez me pidieron que les ayudara a hacer una invitación para una primera comunión y los tuve que mandar leeeeeejos.

      Me gusta

  4. Veo que no estoy tan mal, estoy en el proceso de especializancia, y si en el portafolio ya se empieza a notar, en las horas de capacitación mucho más (pero esas no las ve el cliente).
    y si, la especialización tiene que ser en una área que te encante, porque si no, va a valer gorro =P

    Me gusta

  5. Excelente aporte Leonora, y es muy cierto lo que dices nosotros antes nos dedicabamos al diseño de paginas web, pero por hacer este tipo de trabajos muchas veces requeriamos de más personal.

    El error que cometimos fue utilizar al personal que se dedicaba a instalar redes o reparar computadoras en estos proyectos de diseño web y quedabamos mal con ambos clientes o si se terminaba a tiempo pero no daba tiempo de hacer todo.

    Moraleja: Zapatero a tus zapatos e incluso un chef muy reconocido mundialmente como Gordon Ramsey recomienda a sus clientes que tengan una carta sencilla y con pocos platillos para que ofrezcan alimentos de calidad y fresos.

    Me gusta

  6. Muy bueno tu blog, me ha ayudado a ubicarme mejor en el ser diseñador, se agradece que compartas tu experiencia.
    Tengo curiosidad ¿Cuál es tu especialidad?

    Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s