Tips para freelanceros (2)

3monkeys

La falta de comunicación con el cliente

Este post está inspirado en la historia que un diseñador me compartió, aquí un resumen:

El Diseñador X realizó el diseño de logotipo para una amistad, ex compañera del trabajo, la llamaremos la Señora Z.  Más adelante esta señora le pide el diseño del sitio web, pero el diseñador recomienda a su esposa, la Diseñadora X, como la experta para la realización de ese proyecto: un ambicioso sitio web que debía competir con el sitio líder en bebidas alcohólicas PERO, obviamente, con un presupuesto muy reducido.

La relación fue mala desde el principio: la Señora Z no entregó la información completa, tuvo periodos largos de silencio seguidos por arranques de “superurgencia” para ver avances del sitio. La Diseñadora X creó un sitio que consideraba que respondía a los requerimientos de la clienta, pero carecía, por restricciones de presupuesto, de varias característica glamorosas que la clienta no estaba dispuesta a pagar. Entonces la Diseñadora X comenzó aperder la paciencia: mientras era presionada para terminar el sitio, recibía una lluvia de modificaciones porque a la Señora Z no le gustaban sus diseños.

La gota que derramó el vaso fue la recepción de un sorpresivo Power Point, que elaboró la Señora Z. Contenía la diagramación exacta que se imaginaba para su sitio. Ese archivo estuvo acompañado de un texto que podría matar a cualquier diseñador: – Justo así lo quiero, sólo agranda el logo y haz copy/paste de lo demás, ya para dejar de estar jugando.–

… al final nunca se terminó la página web.

Entonces ¿qué hacer si un cliente te dice que no le gusta el trabajo que estás realizando? Antes de que eso suceda hay que tratar de prevenir este desafortunado escenario manteniendo una buena comunicación:

Haz un Reality-check

Entérate, desde la primera reunión, de cuáles son las espectativas de tu cliente. En más de una ocasión he escuchado a personas que no tienen contacto con la realidad y piden, así nomás, que les diseñes una comunidad para internet, como Facebook, pero para México… y con un presupuesto ridículo. En ese momento es tu deber convencer a ese cliente que sería bastante complejo (y estúpidamente caro) replicar un sitio tan ambicioso. Si el lunático cliente insiste en sus metas poco realistas ¡aléjate lo más rápido que puedas! Dile que tú no eres la persona indicada para ese proyecto y ponte a buscar otro prospecto.

Escucha a tu cliente y pregunta

A mí me cuesta mucho trabajo no acribillar a los prospectos con preguntas desde la primera oportunidad. Por supuesto que es fundamental no quedarse con dudas, pero es indispensable que PRIMERO el cliente nos proporcione toda información, que explique qué es lo que piensa que necesita, sus tiempos, presupuesto, etc. La cantidad de información que podemos obtener mientras escuchamos y observamos atentamente a un prospecto es valiosísima. Si realizas una buena buena interpretación de la comunicación verbal y no verbal que te proporciona un prospecto, tienes una magnífica oportunidad de hacer las preguntas claves que te ayudarán a definir el proyecto y así dirigirlo por el mejor camino. Si tienes éxito en esta etapa te evitarás muchos dolores de cabeza posteriores.

No hagas sólo lo que tú consideras correcto creativamente

Si tienes a un prospecto indeciso, que no te da mucha información sobre la dirección artística del proyecto, debes averiguar más sobre sus gustos estéticos, no para copiarlos, pero sí para definir un línea estilística más acorde a lo que busca. Se trata de evitar que un cliente “poco aventurero” sea sorprendido con propuestas que lo lleven a territorios desconocidos y lo hagan sentirse inseguro con tu trabajo. Tal vez tus amigos están fascinados con tu técnica de ilustración tipo Manga-Tarantino, pero ¿en realidad es buena idea utilizar ese estilo para el folleto de mastografía que te solicitan?

Tú debes controlar al cliente no al revés

Cuando comiences a trabajar con un cliente es importantísimo que establezcas un cronograma que indique las fechas de cumplimiento de cada una de las tareas que ambos realizarán, como la entrega de la información, la presentación de las propuestas, las revisiones del proyecto y su aprobación, la fecha de la entrega final, pagos, etc. No permitas que el cliente se quede mudo más de dos días, envíale un email indicándole cláramente qué requieres y para cuando lo necesitas. Si no te responde ¡llámalo! una conversación telefónica puede ser mucho más efectiva que muchos correos. Nunca esperes a que el cliente te busque para saber cómo va su proyecto, mantenlo al tanto del desarrollo según el cronograma previamente convenido, y, por favor, cúmplelo al pie de la letra, solo así podrás exigirle lo mismo.

Tu eres el experto, por eso te pagan

Hay pocas situaciones tan malas como la de un cliente que piensa que los freelanceros somos algo así como un obrero gráfico, que solo presta sus manos para elaborar la idea del cliente “justo como él o ella se lo imaginan”. Desde el principio debes dejar en claro que eres un profesional que aportará sus conocimientos, ideas y creatividad en favor de los objetivos del cliente. No te conformes con ser un “pegotero con pedigree”.

Anuncios

9 comentarios en “Tips para freelanceros (2)

    • Así de “bote pronto” te comparto tres leyendas que siempre incluyo en mis cotizaciones:

      1. Esta cotización tiene una vgencia de 30 días naturales.
      2. Cualquier punto no contemplado en la presente se cotizará por separado.
      3. Requerimos un 50 % de anticipo y 50% contra entrega.

      Me gusta

    • Hola Fer.
      Me sorprende eso de la “Póliza de reembolso” que me comentas, nunca me la he topado.
      Al contrario, yo siempre aclaro que los anticipos no se devuelven, si tú ya trabajaste y, por alguna razón imputable al cliente, se cancela el proyecto EL ANTICIPO NO SE REGRESA. Ya estoy pensando hacer un post al respecto.

      Me gusta

  1. Hola Leonora, reí mucho con lo de “ilustración tipo Manga-Tarantino para una mastografía” 🙂 y sin duda rematar con ‘No te conformes con ser un “pegotero con pedigree”’ eso fue muy acertado sin duda en esto del Freelance. Y para ser honestos los cronogramas, Gantt etc… en lo particular (y conozco a muchos que les pasa igual) son difíciles de llevar al pie de la letra por los miles de cambios que van surgiendo de la mente del cliente, pero ayuda el consejo de: ‘Cualquier punto no contemplado en la presente se cotizará por separado.’ y es que creo, como hace un tiempo comente en otro post, uno de defectos más grandes de los diseñadores es que no sabemos cobrar (en su mayoría) 😦

    Como siempre un placer grande el leerte.

    PD: Con el tiempo me he apegado más a tiempos y es que es estrictamente súper necesario, como dato: me he apoyado con herramientas como el Project, es más comercial, aun que hay más softwares para la organización de tareas.

    Saludos.

    Me gusta

    • Hola Rubén.
      Estoy de acuerdo en que es difícl seguir un cronograma al 100%, pero es una herramienta útil por muchos motivos, te sirve para saber hasta cuando estarás disponible para atender otros proyectos, le deja claro al cliente cuando ya “se colgó” y te permite presionarlo. Si estás teniendo muchos cambios tal vez se deba a que no pactaste el número de rondas de modificaciones que aceptarías, recuerda que si un cliente te “toma la medida” y ve que no reclamas por tanto cambio, pues los seguirá pidiendo.

      Gracias por pasar a comentar.

      Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s