Te cuidado con los clientes manipuladores

TitireteroEl otro día estaba oyendo en el radio la participación del sicoterapéuta Mario Guerra. Hablaba sobre las personas manipuladoras que se aprovechan de los demás sin tener respeto por la persona, su tiempo o su trabajo. Los llamó “titiriteros emocionales” porque saben qué hilos jalar para que tú hagas lo que él o ella quieren.
Mientras escuchaba la descripción de este tipo de personas me acordé perfectamente de varios ex-clientes y las formas en que me manipularon, cuando yo era más inocente.

Te comparto las características de estos malos clientes (o malos jefes) para que los identifiques, o confirmes si ya te has topado con alguno:

  • Un manipulador te hacen sentir especial porque te eligió a ti: de todos los demás tú fuiste el privilegiado que tiene el honor de trabajar para ellos. En general adulará tu trabajo, para que creas que te reconoce, pero sólo será así mientras le seas útil y atiendas sus necesidades, a veces exageradas, sin detenerte a pensar si te conviene trabajar para esta persona. En el momento en que ya no le resultes útil dejará de tomarte las llamadas y contestarte los correos. Obviamente le tendrá muy sin cuidado pagarte lo que te debe.
  • Los clientes manipuladores se presentan como personas muy buenas, muy generosas y no tienen empacho en presumirte lo valiosas que son para la sociedad; te lo dicen para que confíes plenamente en ellos y hagas cosas que normalmente no harías, por ejemplo, esperarlos horas para que te reciban. Pero recuerda: es muy probable que te estén choreando*. A tí no te consta nada de lo que te cuentan. Piensa que, por lo general, las personas verdaderamente bondadosas no andan presumiedo sus méritos a la primera provocación.
  • Cuando solicitas un anticipo a este tipo de clientes, te toparás con mil excusas para negártelo: te cuentan sus historias de genios incomprendidos, de víctimas de robos de todo tipo, te convencerán de que tienen vidas muy complicadas y son seres atormentado por las circunstancias. Al final apelan a tu empatía y solidaridad para que trabajes sin un anticipo.
  • Para ellos no hay horarios, te llamarán a la hora en que se les ocurra una solicitud y esperarán que los atiendas como si trabajaras exclusivamente para ellos. Siempre demandan una respuesta rápida de tu parte, no te dan tiempo de evaluar adecuadamente su proyecto, necesitan una respuesta afirmativa inmediata. Este es el tipo de mal cliente que te pide que lo visites en su casa, un domingo por la noche, para que le muestres cómo va el trabajo que le estás haciendo.
  • Los clientes manipuladores son muy hábiles para marearte con sus palabras, su objetivo es que les digas que sí a todo lo que te solicitan. Si recibes una llamada de este tipo de personas es probable que, cuando cuelgues el teléfono, sientas que algo no está bien y que te comprometiste con cosas que no son adecuadas. Ten cuidado, conviene hacerle caso a tu instinto de conservación, si consideras que el cliente se aprovechó de ti a la mala, corre y dile que has reflexionado las solicitudes y que debes hacer alguna observación.

Cuando confrontes a un cliente manipulador es probable que te responda con ataques directos como: –¡Qué mal, yo pensé que estaba tratando con un profesional!– o –No me hagas esto a mí ¿qué no te das  cuenta del problema en que me encuentro?– o –No me hagas perder el tiempo ¿puedes o no puedes hacer el trabajo?– En cualquier caso es importante que estés calmad@ y no permitas que esta persona te obligue a trabajar para ella si no estás de acuerdo en las condiciones.
Y como reza el dicho Más vale decir “aquí corrió” que “aquí murió”.

* Chorear: en México, significa que alguien te atrapa en una red de mentiras.

pleca
En otras historias más agradables, les cuento que la escapadita a Puebla de la semana pasada estuvo muy interesante, me encantó participar en el evento Living Design de la UADLAP. Gracias a los organizadores por la estancia y todos los detalles, estuvo de lujo.

También les platico que me gustó que en el evento Diseño en Escena de la UVM se animaran a hacer muchas preguntas, me gusta la idea de poder compartir mis experiencias y descalabros con los estudiantes de diseño.
Aprovecho para compartir mi emoción por la invitación que recibí para ir a mi amada ENAP a dar la plática Lo que me hubiera gustado saber cuando terminé la universidad. Todo apunta a que el 6 de mayo a las 17:00 hrs. regresaré a mi Alma Mater. Aprovecharé para ver cómo ha cambiado mi escuela en los últimos veintitantos años ¿seguirá vendiendo café el cafenauta?
Anuncios

13 comentarios en “Te cuidado con los clientes manipuladores

      • Hola Leonora!
        Lástima que no me enteré antes, hubiera ido a tu conferencia. Soy también de la ENAP y me da muchísimo gusto saber que tú también egresaste de ahí. También extraño el café y las tortas que preparaba el Cafenauta! jejeje Saludos!!

        Me gusta

  1. Como siempre muy bien Leonora y taaaan atinado, me encanto lo de “En general adulará tu trabajo, para que creas que te reconoce, pero sólo será así mientras le seas útil y atiendas sus necesidades…” Te cuento: justo estoy en el momento de dejar el lugar donde estoy trabajando para emprender algo personal, ya que efectivamente, en mi caso, el jefe cree que me hace un favor, pero siempre he creído que eso jamás, es mutuo, tu trabajas, el te paga, aquí no hay favor de ninguno, así que me alegro y me motivo más este articulo, Saludos.

    Me gusta

    • Hola Rubén.
      Gracias por pasar a comentar.
      Entiendo a lo que te refieres con un jefe (o cliente) que piensa que nos está haciendo un favor al darnos trabajo, cuando en el fondo es un servicio que atiende una necesidad específica, es un beneficio mutuo.
      Saludos.

      Me gusta

  2. Tuve un cliente justo así, manipulador, adulador y abusivo… que se aprovechaba de mi inocencia y me pedía cosas casi imposibles en poco tiempo y con presupuestos muy bajos, cosas que él obvio vendía carísimas a sus clientes finales. Yo pensaba que era bueno conservar un cliente así, con muchos contactos en empresas grandes, gobierno, etc. pero ya me di cuenta que no vale la pena trabajar con gente así y lo mandé a volar.

    Me gusta

    • Hola Tanyha.
      Entiendo perfectamente lo que comentas. Cuando yo mandé “a volar” a mis primeros clientes malos también pensé que debía conservarlos por varias razones, pero al final evalué el costo/beneficio y también los “dejé ir” sin mucho remordimiento.

      Me gusta

  3. Pingback: Bloguero de calidad | Music & Code Inspector

  4. Pingback: Clientes manipuladores: lidiando con ellos

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s