Cuando el cliente ofrece un pastel…

A principios de junio visité a unos prospectos en sus enormes instalaciones en un estado vecino al D.F.; a la reunión asistieron los directores de seis diferentes áreas de la empresa. Realizé una presentación digna de los mejores capítulos de Dragon´s Den y, según yo, había dejado a todos y cada uno de los presentes encantados con el trabajo que podría realizar para ellos. Esa misma visita incluyó una larga peregrinación de 4 horas por todas las áreas que se deberían contemplar para el proyecto, hable con no menos de 18 personas  y tomé un montón de notas que me sirvieron como base para realizar una elaboradísima cotización. La verdad estaba muy emocionada, mi propuesta económica era impecable y consideraba un interesante descuento gracias a la cantidad de áreas que se contemplaron. Si tenía el visto bueno del prospecto tendría chamba para un mes y ganaría lo equivalente a un coche nuevo (de los subcompactos que conste).

Pasó una semana y no recibí noticias del prospecto así que decidí actuar proactivamente y llamé para saber qué les pareció mi cotización. Lo que me dijeron me dejó satisfecha, estaban muy interesados en realizar el proyecto antes de que terminara junio y no iban a concursarlo con nadie más…  sólo debía hacerles un favor: dividir la cotización en cuatro partes para que los diferentes directores de área pudiesen organizar sus presupuestos para contratar mis servicios. La verdad me dió un poco de flojera redactar cuatro cotizaciones que contemplaban diferentes areas, montos y responsables, pero me puse las pilas y se las envié de inmediato; el tamaño del proyecto era muy interesante.
Una semana después recibí otra solicitud para dividir, ahora en seis partes, el monto total del proyecto; la explicación fue que existían diferentes topes de gastos que no debían excederse. Algo comenzó a olerme mal, pero accedí y volví a adecuar las cotizaciones.

Cuatro días después me llamó una simpatiquísima señorita que me pidió que le llevara el original de una de las seis cotizaciones. Ella estaba a cargo de pagos y me ofrecía tramitar el anticipo de forma expedita. Le pregunté por las otras cinco cotizaciones, pero me dijo que no tenía información al respecto. Entonces se prendió  el famoso foco rojo que me avisa sobre los malos clientes: todo apuntaba a que ellos habían conseguido un excelente precio por un paquete de 100, pero sólo me iban a comprar 9, por ponerlo en números. Decidí tomarlo con paciencia y esperar a que me llamaran de los otros departamentos, pero llegó el fin de junio y no recibí otra confirmación. Peor aún: la semana pasada me llamó un publicista para solicitarme un proyecto casualmente parecido, mis sospechas se confirmaron cuando recibí su solicitud por emal ¡era un copy/paste de las mismas cotizaciones que yo había elaborado! ¡pero qué descaro! Esperé a que se me bajara lo enchilado y llamé al publicista para explicarle que había un conflicto de intereses con su solicitud.

Ya estamos a mediados de julio y no recibí la confirmación del proyecto, tampoco inicié el trámite para la realización de sólo una fracción del trabajo. Si el prospecto sigue interesado y me llama le tendré que reclamar el pasar mi cotización a otros proveedores y, si quiere sólo parte del proyecto, tendré que recotizarles con precios más altos. Ellos ofrecieron un pastel y sólo quisieron darme una rebanadita.
Ahora ya no estoy emocionada con esta posible chamba, si no se hizo por algo fue. Dirijo mis energías a coseguir otros trabajos que también me den para cambiar de coche antes de fin de año… *ya me ví* 😀

Anuncios

10 comentarios en “Cuando el cliente ofrece un pastel…

  1. Es muy común esto.. Normalmente yo los descuentos los condiciono a la compra total del proyecto.. Nunca lo pongo en las partidas individuales.. Suerte con los clientes..

    Me gusta

  2. …Lo peor del caso es que, a veces, muchos organizamos nuestros gastos a mediano plazo en base a lo que suponemos entrará al final del trabajo…Debería existir una multa a ese tipo de clientes, o que de “perdis” les “jalaran las patas en la noche” je je …no es justo que los mas “lanudos” ,bueno no todos, sean los que con mas frecuencia nos salgan con este tipo de pen…perdón “detalles” …Pero como dices mientras mas rápido decidamos si va o no va la chamba…! Mejor ¡…así dirigimos nuestras fuerzas a lo que sigue….

    Me gusta

    • ¡Hola Rafa! Tal vez sea mucho pedir pero, como ya comenté una vez, en E.U. para ciertos proyectos se cobra por elaborar una cotización, así que no me molestaría cobrar por una propuesta económica que me tomó tanto tiempo elaborar. Aunque también estaría bueno eso del jalón de patas, je, je.

      Me gusta

  3. Ahorita estamos despidiendo a un cliente, porque hace exactamente eso mismo, de las cotizaciones mas grandes que se le mandan, escoge que módulos puede desarrollar internamente (todo esto a partir de MIS análisis) y sólo me da lo que no puede hacer su departamento de sistemas. culpa mía por no haberlo detectado y ahora se enoja porque ya no le quiero dar el descuento sobre volumen del año pasado, la verdad es que con esta gente no se puede trabajar bien

    Me gusta

  4. Y en verdad hay muchas situaciones por las que todos pasamos y vamos a pasar, es mejor compartirlas por que el desconocimiento por parte de los freelancer es lo que hace que la profesion se denigre.
    Igual no es malo despedir clientes como dijo Leonora, es lo mejor y asi concentramos energias en otros mejores, que si son responsables y si pagan tu tiempo. Recordar siempre detallar la validez y las condiciones en cada cotizacion.

    Me gusta

  5. Me muero de risa!! La verdad es que hoy me hizo enojar un cliente horrible y tratando de sacar mi coraje entre buscando en la web consejos que me ayuden a que no me pase esto otra vez!! y llegue aquí, otras veces te leí, pero hoy di sin querer queriendo :p y me encanta como escribes, cuentas tu experiencia… muy seria y de repente sacas cosas que me hacen reir. Hoy llevo ya como 8 entradas leidas jaja, y te agradezco, porque leer tus experiencias me ayudan a no sentirme tan mal, me da mucho coraje cuando los clientes se aprovechan o sera a uno se le pasa ponerle mas clausulas al contrato? :p pero si parece que tapas un hoyo y se destapan 20. Pero en fin lo bueno que no se tropieza con la misma piedra, te agradezco que el coraje que traia se convirtieron en risas. Y ni hablar a aprender de los errores.!!

    Me gusta

    • Hola Fernanda, gracias por tus comentarios.
      Al final se trata de justo eso: evitar que nos vuelva a suceder o prevenir que las malas experiencias nos desgasten sin aprendizaje.
      Sonará bobo, pero hay que verle el lado positivo a los descalabros.

      Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s