Los diseñadores y la ortografía

Profecionistas

Escrita en piedra: esta joya se encuentra en el Santuario del Patrocinio, Zacatecas.

Sí ya sé que nadie es perfecto, y que todos comentemos errores ortográficos, el problema es que a muchos les tiene sin cuidado. No me refiero a las sutilezas una buena redacción sino al cuidado profesional que representa crear un producto de diseño que, además de cumplir con requerimientos gráficos y estéticos, no tenga faltas de ortografía. La mayoría de las veces los textos que recibimos son responsabilidad del cliente, pero para fines prácticos es necesario que revisemos la correcta escritura de todas las palabras que se incluyen en nuestros diseños, no vaya a ser que alguien escribió “mejíco”. Esto nos ahorrará tiempo, esfuezo y futuros “osos”. Se trata simplemente de cuidar nuestras espaldas y las de nuestros clientes.  Si la falta ortográfica se presenta en un sitio de internet es fácil corregirla, pero si se trata de un folleto con errores todos quedamos mal, el cliente, el redactor y el diseñador, el tiraje se desperdicia y comienza la repartición de culpas, mientras se pierde tiempo y dinero.

Les confieso que hace doce años obtuve un trabajo buenísimo en el que me pagaban $18,000 al mes por ir una noche a la semana y armar un pequeño boletín interno de una empresa grandota, yo sólo tenía que recibir los textos de los colaboradores y vaciarlos en un machote de QuarXpress. Todo fue de maravilla durante algunos meses hasta que me llamaron la atención por algunas faltas de ortografía que aparecieron, yo culpé descaradamente a los autores de cada sección y les hice hincapié en que me pasan la información ya validada. Total: yo era diseñadora no correctora. Cuál sería mi sorpresa cuando llegué a la siguiente semana y me informaron que apareció una faltota de ortografía en la portada del último boletín y que por lo tanto ya habían llamado a otra persona para quedarse con mi super chamba. Totalmente aturdida por la noticia pedí permiso para pasar recoger mi reproductor de Cds que dejaba junto a la computadora asignada, al acercarme me encontré con un señor que trabajaba afanosamente en el siguiente número del boletín, cuando me reconoció me dijo con un tono paternal: —Deberías aprender a trabajar con el corrector ortográfico apagado.— Inmediatamente pensé “Pero, pero… ¡cómo es posible que se me haya pasado revisar eso!” Al final la culpa era toda mía, había pecado de soberbia y no me había percatado que mi “corrector automático” había  sustituido palabras que tenían varias acepciones ¡cómo es posible que no le hubiera dedicado unos minutos a revisar los textos ya colocados! si sólo los hubiera leído una vez… pero como “el hubiera no existe” me retiré con el rabo entre las patas.

Desde entonces el diccionario es un elemento infaltable en mi escritorio, aprendí a incluir en las cotizaciones un porcentaje por concepto de revisión de ortografía y, si el proyecto lo amerita, contrato a un redactor para que reformule los atropellados textos de mis clientes. Desafortunadamente la mayoría de las veces el tiempo es limitado y los clientes están de acuerdo en asumir toda la responsablidad por los materiales mal escritos… y luego están solicitando modificaciones por los errores que detectaron semanas después. Por eso me parece indispensable detectar los errores ANTES de la entrega final.

Contar con una correcta ortografía es indispensable para ser tomado en serio en el mercado laboral: un currículum o una cotización plagados de faltas no habla bien de la persona que lo presenta, deveras. Peor aún es el caso de los diseñadores que acostumbran sustituir, nomás porque sí, las “Q” y “C” por “K”. A mí se me eriza la piel cuando recibo los correos de una mercadóloga que escribe cosas como:

Ke tal!!!!!!! como estas!!!!
komo vamos  te llego bien el archivo q me pediste!!!!!

¿Acaso no se da cuenta que me toma tiempo tratar de descifrar sus palabras? ¿no conoce los signos de puntuación o de plano pasó de noche por sus clases de Español? Al respecto les paso una liga que compartió @Alletta hace unos días http://twitpic.com/9vppwd

Y las siguientes fotos son para la galería de los Horrores Ortográficos cometidos por diseñadores gráficos, si tu tienes alguna foto interesante podemos incluirla en este sitio.

A la pobre “H” la corrieron por deshonesta.

¿Se acuerdan del escándalo que le costó la chamba a quién escribió “Tlazcala”?
¿O será que en lugar de Ixtapa-Zihuatanejo el viaje es a Iztapalapa?

Anuncios

27 comentarios en “Los diseñadores y la ortografía

  1. Huy qué maravilla ser nombrada en este, uno de mis blogs favoritos.

    Y sí, es mi eterna pelea con los clientes, potenciales empleados y proveedores por las faltas de ortografía. Bueno hasta con mis compañeros y jefe. Una pena que algunos crean que una buena ortografía no es indispensable :/

    Felicidades por el blog ¡Me encanta!

    Me gusta

  2. Muy bueno tu post. Yo en lo personal soy obsesa de las faltas de ortografía, no digo que nunca las cometa, pero trato de evitarlas y si tengo duda, solo doy clic al bookmark de RAE y calmo mi sed de conocimiento.

    Alguna vez ha sucedido que textos que salen de esta H. oficina van con faltas de ortografía severas y esas veces hemos recibido comentarios del cliente al respecto, la verdad es que nos dió mucha pena.

    Por eso ahora, he implementado la política de leer casi todo lo que sale de aqui, por si se va algo terrorífico por ahi, al final de día esto es parte de la imagen de la empresa y refleja el cuidado que se pone a los detalles.

    Me gusta

  3. ¡Qué importante lo que comentas!. Te confieso que yo pienso igualito a como pensabas tú: “La ortografía y la redacción es responsabilidad del cliente”, pero tu experiencia con el QuarXpress me dejó sorprendida, si tan sólo te hubieras dado el tiempo de revisar los textos te habrías percatado de que el corrector automático estaba encendido, ¡no puedo creer que eso te haya costado esa buena chamba!, ¡qué poca del QuarXpress!, pero tu experiencia nos deja una buena lección. Yo acostumbro siempre a revisar la ortografía antes de mandar el archivo final y si me ha tocado corregir una que otra palabra, pero también creo firmemente que es responsabilidad del cliente revisar lo que envía y también lo que le enviamos antes de darnos su Vo.Bo., pero si tanto el cliente y el diseñador se encargan de revisar que todo esté bien la tarea se hace más fácil para ambas partes. Yo algún tiempo usaba las “k”, sólo para ahorrarme tiempo escribiendo en los celulares o chats, hasta que me di cuenta que esa mala costumbre se me estaba pegando para todo y pensé en cambiar esa mal hábito y más sabiendo que de niña ganaba los concursos de ortografía, no podía estar haciéndome esto. Ahora me toca acostumbrarme de nuevo a usar los ¿ y los ¡ al principio de cada oración, aunque para un trabajo de diseño siempre me he encargado de incluirlos aunque el cliente no los haya puesto. La ortografía es muy importante y si he presenciado bastantes horrores ortográficos, tantos que decidí mencionar mi buena ortografía en los CV que mando. Ahorita recordé una experiencia que tuve con mi exjefe: al entregar un trabajo me lo regresó argumentando que la palabra revisar se escribía con z, yo le dije firmemente que no era así, y me dijo: ¿cuánto apuestas a que si? mientras tomaba un diccionario, yo le dije: apuesto mi sueldo, a lo que me contestó: ¿así de usurera?. Pues el tipo estaba decidido a encontrar revisar con z en el diccionario, tanto que seguía revisando mientras decía: ¡pero aquí debe estar!. Obviamente nunca encontró revisar con z, y por supuesto nunca cumplió la apuesta y lo más chistoso de todo es que el tipo seguía escribiendo revisar con z en los mails que enviaba a sus clientes, ¡qué persona tan necia y tonta!, pero en fin. Me gustó mucho tu artículo.

    Me gusta

    • Ja, ja, ja y seguramente tu exjefe siguió escribiendo mal la palabra como si así consiguiera tener la razón o cambiara las reglas de ortografía #ternurita

      Qué bueno que sacaste de tu redacción la letra K donde no va, créeme: lo que te ahorras de tiempo escribiendo así lo pierdes en galanura.

      Tener buena ortografía también es sexy.

      Me gusta

  4. Estoy de acuerdo contigo Leonora, al inicio de tu carrera crees que tu trabajo es diseñar y nada más. La ortografía es parte importante en cualquier profesión y como persona. Seamos responsables de nuestra escritura.

    Buen blog.

    Me gusta

  5. ¡Totalmente de acuerdo! Debe ser la ortografía indispensable para cualquier carrera, especialmente en el diseño. Muchos no le toman importancia, es más, he visto universitarios o titulados que escriben peor que un niño de primaria. Creo que se ha estado dejando del lado cuando la correcta escritura es la base de todo.
    Comparto.

    Me gusta

  6. Hola… ya me dio miedo escribir jejeje… bueno me parece muy interesante el articulo, yo la verdad es que no le doy la importancia que debería de darle, he querido comprarme un libro de reglas ortograficas para estar un poco mas preparado y se me facilite mas la redacción y revisión de trabajos que realizo, soy diseñador gráfico y vivo en Zacatecas, (aclaro no fui yo quien hizo esa piedra!!!jejeje y la tengo que ir a ver!!! :D) ojala alguien tenga un titulo de algun librito sobre el tema. Saludos y gracias!

    Me gusta

    • Hola Rich, pues tú que vives en Zacatecas puedes tomar el teleférico para ir a ver ese horror grabado en piedra, de paso le compras un buñuelo al señor que se pone en el patio del santuario ¡están buenísimos!

      Te recomiendo un libro muy bueno para dominar la ortografía en Español:
      “Ejercicios ortográficos” de Agustín Mateos, Ed. Esfinge ISBN: 970-647-282-7
      Y si luego te interesa aprender a mejorar la redacción te paso el dato de otro libro:
      “Redacción sin dolor” de Sandro Cohen, Ed. Planeta ISBN: 970-690-869-2

      Feliz lectura.

      Me gusta

  7. Yo aquí de metiche, para poner mi granito de arena: hincapié se escribe con H. =) Gracias por este texto, lo compartiré mil veces y una más, mis colegas y amigos se la pasan tachándome de “grammar nazi” y ni creo serlo ni veo por qué esté mal defender la buena escritura. Además, como diseñadores que comunicamos mensajes, nuestro deber y responsabilidad es transimitir dicho mensaje no sólo bien resuelto visual, estéticamente, sino bien escrito. El paquete completo, pues.

    Gracias y feliz fin de semana a todos.

    Me gusta

  8. Yo he llegado a un nivel interesante: clientes que exigen faltas ortográficas o de redacción, porque a ellos así les gusta, o que me reclaman que haya cambiado un texto, porque el anterior estaba bien.
    Y a mi me da gastritis cada que eso pasa.

    Me gusta

    • ¡Uy Sandy! yo te suguiero que no andes gastando jugo gástrico cada que algún menso te pide que hagas una tontería. Puedes intentar converncerlo con razones, pero al final ellos son los que van a dar la cara con sus textos mal escritos. Si alguno de esos diseños te gustó para tu carpeta puedes editar los errores y solo mostrar la versión corregida.

      Me gusta

  9. Interesante aporte de y para los comunicadores visuales. Trabajo hace años en el diseño y diagramación de textos escolares y he aprendido a leer entre líneas y encontrar errores muy rápidamente dentro de un libro… por un lado me da mucha bronca porque esto significa que ya no tiene retorno, salvo una fe de errata, pero lo que más bronca me da es que se haya pasado y que no se haya cuidado antes de imprimir.
    Y soy bastante insistente en que hay que aprender a escribir y a redactar bien. A mis alumnos, cuando les digo que les bajo la calificación cuando encuentre faltas de ortografía o problemas de redacción primero se sorprenden y hasta cuestionan, pero sé que en unos años estarán agradecidos y lo entenderán.
    Gracias
    Lic. Alejandro Álamo

    Me gusta

    • Estimado Lic. Álamo (uy, qué formal sonó esto):

      Definitivamente sé a lo que se refiere. Mis padres fueron profesores de Lengua y Literatura españolas y cada año sufrían por mejorar la ortografía de sus alumnos, muchos de ellos ahora son profesionales que han sabido aprovechar la ventaja de saber escribir correctamente. Confío que los suyos agradecerán, en algún momento, su preocupación por eliminar sus faltas de ortografía. ¡Mucho ánimo!

      Me gusta

  10. Hola me gusta mucho tu blog y me parece muy interesante, sin afán de molestar te paso 2 observaciones: hay un error de dedo, dice bubiera y el otro es que leido lleva acento, osea leído.

    ¡cómo es posible que no le bubiera dedicado unos minutos a revisar los textos ya colocados! si sólo los hubiera leido una vez…

    Saludos y gracias por compartir tus experiencias

    Me gusta

    • ¡Gracias Gabriel! ya están corregidos ambos ¡si sólo los hubiera leíodo antes! ja, ja, ja, ja.
      Lo bueno es que, como se trata de un texto digital, se pueden hacer correciones en cualqueir momento.
      Aprecio tu atención y agradezco que leas este blog.

      Me gusta

  11. Pingback: Visto en la web | concepto imagen

  12. Es el primer consejo básico para cualquier diseñador, o mas bien para cualquier persona es el no hacer faltas de ortografía, pues pienso esta es la carta de presentación o en cualquier comunicación dirigida al mundo que hablara de nuestro trabajo y nuestra cultura. Aunque parece un consejo obvio hay diseñadores que no lo siguen, y en un contexto tan competitivo como el ámbito laborar actual esto a menudo supone un freno definitivo para optar a un puesto de trabajo. Considero bastante oportuno tu articulo puesto muchas veces en la universidad no te hablan de lo crucial de tener una ortografía pulcra, y a esto no se le da la importancia suficiente suponiendo que “algún otro lo corregirá” ser que nadie es perfecto y que las comas, acentos y mas se olvidan e inclusive el cambiar las B por V o similares pero son errores que leyendo se corrigen.
    Me gusto mucho tu articulo y ten por seguro que lo compartiré con mis amistades . 🙂

    Me gusta

  13. Desde que llegó la era digital, desaparecieron los llamados, “Correctores de Pruebas”. Eran personas de mucho conocimiento en ortografía y sintaxis. Ahora cada cual hace como le parece. Lamentable por demás. Como profesor, le digo a mis estudiantes, que los errores de esa índole se pagan con dinero y lágrimas. Procuremos hacer bien las cosas, pues un buen diseño acompañado de buena ortografía es nuestra tarjeta de representación. ADELANTE. Prof. Henry Benel.

    Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s