Si no aprecias la diferencia, no me mereces

A veces pasa que un cliente intenta que le bajes el precio a un trabajo mediante la comparación con otros productos o servicios de distinta calidad o características.

Ejemplos:

  • Le dices al prospecto que un sitio web, con todas las características que te solicita, tiene un costo de $20,000 pesos, pero te echa en cara que le llegó un mail donde le ofrecen el diseño de su sitio y el hosting por $1,200 pesos.
  • El cliente te dice le parece caro el precio que le das porque, a fin de cuentas, en internet hay sitios que ofrecen logotipos por $9 dólares.
  • El encargado de la cuenta de la agencia de publicidad te dice que te pagarán la mitad por la ilustración que te pidieron ya que la anterior “era más grande” (sin contar que la anterior era de una florecita y la que te solicitaron ahora es del Arca de Noé con todos los animales).

Los clientes siempre interpretarán las circunstancias a su favor, siempre es así, pero no se deben comparar peras con manzanas.

Obviamente un fotógrafo de eventos de buena reputación difícilmente podrá cobrar lo que pide Mario Testino por una sesión, pero definitivamente debe cobrar más que el improvisado primo que toma fotos con su celular durante una boda, aunque tal vez algunos se conformen con la calidad de las imágenes que capturó el primo acomedido. El fotógrafo puede intentar convercerlo de las virtudes de su trabajo, pero si el cliente no aprecia la diferencia entonces no lo merece, así de fácil.

Es cierto que tenemos que educar a los clientes haciéndolos concientes sobre las bondades de un trabajo realizado de forma profesional, pero a veces sólo estaremos intentando dale margaritas a los cerdos.

Una situación al revés
A mí me pasó que una agencia de publicidad me la hizo súper chillona con el precio de un proyecto que, de entrada, cotizé por abajo de mis precios (por bruta yo, que usé una hoja de cálculo vieja). Me insistieron que nunca habían pagado tanto por un proyecto así y que no lo podían hacer de manera interna porque estaban saturados. Como tenía muchas ganas de realizar este trabajo les hice un descuento mínimo con el que se quedaron tranquilos. Mi coraje vino seis meses después cuando me enteré que la misma agencia contrató, para su sucursal en Brasil, un trabajo idéntico al mío, pero por el que pagó 5 (c-i-n-c-o) veces más. Esto me lo confirmó el mismísimo freelancero de Río de Janeiro, que casualmente conozco. No me quedó mas que decir ¡bien por tí! (mientras me mordía la mano del berrinche). Recapitulando me dí cuenta que sí tenían el presupuesto para pagar mi trabajo, hasta más, pero no lo supe defender y subvaloré mi trabajo ¡mal por mí!

Anuncios

28 comentarios en “Si no aprecias la diferencia, no me mereces

  1. A mi me paso algo al revés, cotice a un cliente nuevo un proyecto que acepto sin chistar, lo entregue le parecio bien y me pago. Dias después me llamo muy alterado diciendo que habia contratado a alguien más a la par para hacer lo mismo y que le habia cobrado 1/8 parte de lo que yo le cobre y demandando un reembolso, y pues me dio mucha pena pero primero el otro freelancero tardo mas que yo y honestamente con ese precio no creo que haya hecho un trabajo igual al mio, yo cobre lo justo de acuerdo a como valoro mi tiempo y además me apegue a mi cotización aceptada por el.

    Al final no le reembolse nada, no me parecio que yo tuviera que perder porque alguien regala su trabajo, preferi perder al cliente, de todas maneras con esos precios que estaba pidiendo pues nunca iba a volver a trabajar con el y simplemente porque le di un precio justo!

    Me gusta

      • Hola Leonora,

        Soy hasta ahora empleado buscando la transición a freelancer. Creo que va a tardar por lo menos unos tres años en lo que junto seis meses de mi salario para cuando finalmente me corte el cordón umbilical, pero en el inter ya me estoy decidiendo a hacer freelancing de tiempo parcial. Tengo publicados anuncios en diezing.com, por ejemplo, y estoy en pláticas con un diseñador para que me elabore tarjetas de presentación, hojas membretadas, y demás papelería. A comenzar el 2012 con ganas, pueh!

        Sobre el tema de las cotizaciones, encontré este artículo muy bueno online. Te dejo el link: http://www.a.com.mx/ver_articulo.php?id=10

        Me gusta

        • Hola Jesús Omar.
          Gracias por recomendar mi artículo del sitio de la Revista a!
          Espero que la transición te tome menos tiempo del que tienes contemplado, porque si te tardas mucho luego se te puede hacer fácil quedarte donde estás.
          Le eché un ojo al sitio que mencionaste, sin embargo, aquí entre nos, me parece que los diseñadores están literalmente regalando su trabajo ¿$300 por el diseño de una revista?, bueno, cada quién sabe lo que cuesta su esfuerzo.
          Y gracias por pasar a comentar.

          Me gusta

          • Si, fijate. Según yo puse mis servicios a la tarifa actual que traigo (prorrateando a 200 hrs al mes). Pero si hay gente que se baja demasiado. Está duro el desempleo, de repente. Ojalá pudiera hacer la transición al freelance mucho más pronto, pero está medio grueso con la familia. Creo que por lo pronto estaré esto medio tiempo.

            Sobre el artículo, luego me fijé que lo habías replicado en el blog (duh!). Sucede.

            Me gusta

  2. Yo he perdido trabajos por no aceptar no recibir un adelanto, pero igual he hecho trabajos aceptando un pago final y me he llevado varias malas experiencias.

    Hay que ser claros en lo que hacemos, cobramos y entregamos. Un contrato freelance siempre funciona, aunque sea redactado por ti, pero hay que saber poner las cartas sobre la mesa.

    Igual no hay que menospreciar nuestro trabajo. Quizás un cliente no acepte tu precio, pero es tu precio, es lo que cobras por tu trabajo y lo que al final vale tu esfuerzo.

    Muy buen artículo, saludos.

    Me gusta

  3. Algo parecido digo yo…”si no lo puede pagar entonces no lo necesita”….usted cliente si contrata mis servicios usted paga por calidad, por tal razon no hay rebaja. Ellos acostumbran mucho a pedir de uno lo mejor y no lo tienen presupuestado ASI DICEN ELLOS. Pero yo lo siento mucho…..:)

    Me gusta

    • Y si no lo tienen presupuestado ¿para qué lo piden, no? A mí también se me antojan cosas que no tengo presupuestadas, así que, o me pongo a ahorrar para comprarlas, o de plano mejor ni las considero dentro de mis gastos y me olvido de ellas.

      Me gusta

      • Supongo que algo parecido pasa cuando te piden cotización pero antes de hacerla te dicen que tienen presupuesto limitado… limitado en que? o sobre que? como limitaron el presupuesto de algo que no saben cuanto cuesta?

        Por cierto Leonora, Felicidades, tu blog es muuuuy bueno, cuando mis amigos tienen problemas siempre les recomiendo tu blog para cualquier duda o problemas con clientes.

        Sigue así, Nuevamente Muchas Felicidades y gracias por los consejos que nos das.

        Feliz Navidad y Prospero Año Nuevo

        Saludos

        Me gusta

  4. Como dicen, si al momento que le dices al cliente el precio de tu trabajo no te cuestiona ni te reclama nada, bien puedes romperte la cabeza por que fácilmente pudiste haber cobrado un poco más.
    Bueno, nunca me ha pasado que me comparan con otro, pero si que me reclaman por el precio, y bueno la experiencia no es por las puras, el precio es lo justo; y si no acepta, muchas gracias por contactarme, hasta luego.

    Me gusta

    • Luego pasa que un cliente de mucho tiempo ya no te cuestiona los costos porque sabe que tu trabajo lo vale, conoce tu servicio y está contento con lo que recibe. La verdad no soy de la idea de cobrarle las perlas de la Virgen al primero que se deje, procuro ofrecerle un costo justo por el trabajo que solicita, lo que me enoja es cuando se quieren pasar de listos y quieren “pollo de a dos cincuenta”.

      Me gusta

  5. La mayoría de los clientes, y hasta nosotros mismos, siempre estamos buscando regatear un precio para pagar menos, la mayoría de las veces ese tipo de comentarios de su parte son para ver si pegan y conseguir el descuento; lamentablemente resulta que la mayoría de los diseñadores (quien sabe si por su perfil) caen en el juego antes de hacer una negociación y terminan dando su trabajo muy barato o no lo hacen.

    Me gusta

    • Le has dado en el blanco Israel, la clave es negociar, no dar descuentos a lo menso nomás por la linda cara de nadie.
      Por supuesto que todos queremos gastar lo menos en nuestras transacciones, es obvio que todos queramos ahorrar, pero déjame que lo ejemplifique de la siguiente manera: hay sitios para regatear y/o negociar, pero no siempre es correcto hacerlo, tal vez el señor que vende bolsas en el tianguis esté dispuesto a ofrecerme un descuento del tipo 3 x 2, pero te aseguro que si yo intento negociar el mismo descuento en una boutique de Polanco no surtirá el mismo efecto.
      Cuando un prospecto te pide un descuento porque sí yo le ofrezco, más que una reducción en el costo, un valor agregado, por ejemplo:
      -No puedo bajar el costo del proyecto, pero te ofrezco que, por el mismo precio, tu sitio de internet, además correrá en iPad y iPhone.-
      O -Mejor que darte un descuento te ofrezco entregarte el proyecto dos días antes de lo ofrecido.-

      Me gusta

  6. Como freelance, siempre tenemos la decisión de aceptar o no un pago, pero debemos meternos en la cabeza que trabajamos para ganar dinero y es nuestro derecho y obligación, vivir dignamente de nuestros estudios y talento, y sólo nosotros podemos seguir mal cobrando o cobrando lo justo.
    Me encanta tu blog Leo 😉

    Me gusta

    • *** Aplausos *** Gracias por pasar a comentar Chío.
      Sería interesante que algún día nos compartieras las idiosincracias de las editoriales al momento de contratar los servicios de ilustración, muchos de los lectores de este blog lo agradecerían 🙂

      Me gusta

  7. Hola Leonora, muy buen blog!!! soy Carolina, de Argentina, y es increible pero a los diseñadores nos pasa a todos lo mismo,de aca hasta la china!! jaja, estuve leyendo los comentarios y me siento muy identificada con varios, yo soy diseñadora freelance y pase por varias situaciones similares a las que cuentan, el cliente no valora nuestro trabajo, pero muchas veces nosotros tampoco lo hacemos, en el mercado del diseño hay de todo, gente que cobra muy poco dinero (esos son los que tiran abajo el trabajo de los demas, por que el cliente va a elegir irse con ese por que es mas economico) y otros que cobran un poco mas, esto pasa por que es algo muy relativo poner un precio, no hay nada establecido, uno cobra lo que considera que vale, segun tiempo, desarrollo y demas, pero eso el cliente no lo ve…
    Bueno aprovecho para saludarte muy feliz año!!! exitosss!
    saludos
    Carolina Mazza

    Me gusta

    • Hola Carolina.
      Desde que inicié este blog, me di cuenta que los problemas de los freelanceros con los clientes malos no tienen fronteras, incluso en Estados Unidos (cuya economía se ha “desbalaceado” últimamente) muchos diseñadores, que pasaron de asalariados a freelanceros, se quejan amargamente de las malas relaciones con sus clientes, de los abusos y de las personas que cobran poco con tal de ganar un proyecto.
      Como lo mencionas, es difícil establecer precios para el trabajo creativo, pero ya estoy escribiendo un poco al respecto. Espero que mi experiencia le sirva a alguien más al momento de cobrar lo justo.

      Gracias por pasar a comentar.
      Un abrazo hasta Argentina.

      Me gusta

  8. Muy buen blog, me quedo con tu frase “no se deben comparar peras con manzanas”…yo soy DIseñador Web y sufro a diario a la gente rata, porque la plata la tienen pero no la largan! y se desesperan buscando la oferta mas baja de todo internet, prefieren gastar unos pocos pesos antes que un buen trabajo (la mayoria) y a uno no lo queda otra que adaptarse a precios ridiculos si quiere vender

    Me gusta

    • ¡Uy Pablo! más que adaptarte a los precios ridículos tal vez será necesario que ubiques un área del diseño web que no esté tan competida y te permita desarrollar proyectos más valiosos que atraigan a clientes que estén interesados en páginas web originales y hechas a la medida. Competir contra los diseños web de plantilla que cuestan $800 pesos es una batalla perdida.
      Recuerda que “Todos son clientes de alguien, pero no todos son tus clientes”.

      Me gusta

  9. Hola Leonora, yo tengo una duda en general. Los clientes que te conocen y encuentren este blog, qué opinión crees que tengan de ti, de tu trabajo y de tu profesionalismo? (lo pregunto con curiosidad pura, sin ánimo de trollear) Has tenido problemas con alguno por lo que escribes aquí?. Te he de contar que a mi alguna vez me corrieron de un trabajo por escribir en mi blog la forma en que creía que los procesos podían mejorar en donde trabajaba, así, sin usar nombres, ni ofender ni nada por el estilo…

    Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s