El freelancero trabaja donde quiera

Pros y contras del freelanceo. Parte 3

“Trabajar desde donde yo quiera”… suena bien ¿no? La mayoría de los freelanceros trabajan en casa, algunos cuentan con una oficina independiente y otros se conforman con la conexión de un café internet.

En principio es bastante cómodo trabajar desde casa, tienes la ventaja de no invertir tiempo/dinero en trasladarte todos los días hasta una oficina, pero como tu lugar de trabajo está siempre cerca es fácil que te la pases allí más tiempo del necesario.

Personalmente yo valoro mucho la posibilidad de comer en casa, no tengo que gastar todos los días en comida de restaurante y puedo mantener una mejor dieta pues yo misma preparo la comida, además de que me gusta hacerlo. Aunque he de confesar que hay raras ocasiones en las que “por andar en el bomberazo” no tengo tiempo para preparar nada y tengo que recurrir a la nada saludable comida a domicilio.

Laborar desde la casa también requiere inversión, si quieres trabajar como freelancero de forma profesional en importante que asignes en tu hogar un lugar específico para montar tu oficina, con equipo propio, nada de que usas la mesa del comedor como escritorio y que tu mamá contesta el teléfono que aparece en tus tarjetas. Mientras más independiente sea tu espacio de trabajo, mejor: es desconcertante si llamas a un freelancero y escuchas el llanto de un bebé al fondo. También deberás considerar si tu actividad requiere que los clientes te visiten en tu domicilio, así, que si es necesario, acondiciona un recibidor independiente al resto de la casa. Te confirmo que no es glamoroso pasar al cliente a tu habitación de soltera donde se encuentra el cerro de ropa para planchar. Si te resulta muy complicado ofrecer un espacio adecuado de reunión puedes recurrir al Starbucks de la zona o, si quieres invertir algo más, recuerda que los servicios de oficinas virtuales también rentan sus instalaciones por hora.

Trabajar en tu casa tienen otro beneficio: no necesitas vestir de saco y corbata o tacones y medias, no requieres usar uniforme ni invertir en un guardarropa demasiado sofisticado. Como actualmente es posible trabajar a distancia sin necesidad de visitar físicamente a los clientes algunos freelanceros “extremos” no se cambian ni la pijama para chambear… tal vez esto cambie cuando los videoteléfonos o el Skype se popularicen.

Si te encuentras trabajando en la casa de tus padres no cometas el error de no incluir en tus costos el gasto de luz, agua, renta o predial, etc. El hecho de que tus papás estén financiando tu trabajo puede generar una distorsión en tus precios que te impactará cuando dejes de vivir allí. Lo decente sería que contemplaras estos gastos en tus cotizaciones y les pagues a tus progenitores el equivalente de lo que consumes, es lo justo ¿no?

Una pequeña nota que sobre el trabajo desde casa

Con mayor frecuencia algunas compañías recurren a la opción de permitir que sus empleados trabajen desde su casa, los beneficios son obvios: no tienes que desplazarte hasta el corporativo y puedes atender más de cerca tu vida familiar, sin embargo el lado negativo de esta modalidad laboral no salta a primera vista: como no tienes un horario tan restringido deberás estar disponible más tiempo, recibiendo emails durante el fin se semana y llamadas de tu jefe(a) a deshoras. Esto sin contar que en ocasiones estarás ocupando tus propios recursos como computadora, teléfonos, electricidad, etc.

Anuncios

4 comentarios en “El freelancero trabaja donde quiera

  1. Yo acabo de dar un gran paso al instalarme ya en una oficina propia, dejando atrás la planta baja de mi casa, la cual estaba acondicionada como oficina hasta hace 15 días.

    Y sin embargo, se vino encima el mundo de gastos: depósito de renta, mes x anticipado, teléfono, internet, luz y agua adicionales.

    Afortunadamente, entre mi trabajo en gobierno (2 días por semana) más un proyecto que tengo asegurado mediante contrato por un año más me permitirán solventar este primer año de la oficina.

    Lo interesante es que la oficina la puse como una primera etapa de reingeniería (no sé si el término sea correcto) que estoy aplicando a mi empresa, cambiando mi estrategia de marketing, incrementando mis servicios y estableciendo algunas alianzas con socios de negocios.

    Es arriesgado, pero tengo la firme idea de que al final será lo mejor.

    Saludos!

    Me gusta

    • Pues felicidades por ese paso hacia un mayor establecimiento de tu negocio, ahora supongo que serás un freelancero/empresario. Qué afortunado que puedas contar con el respaldo de tus otras actividades, en otros casos sólo es factible adquiriendo una deuda con el banco o los familiares.
      Confío en que eres de la gente previsora que tiene un plan de negocios bien armadito el cual te dará la certeza de que estás avanzando sobre terreno firme.

      Saludos de regreso 🙂

      Me gusta

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s