¿Es cierto que los freelanceros ganan más?

Pros y contras del freelanceo. Parte 2

No es ningún secreto: los sueldos en México (y en otros países) andan por los suelos. Me escandaliza escuchar que algunos diseñadores gráficos ganan $3,500 pesos mensuales trabajando en imprentas o despachos de tercera categoría, a veces sin contrato y por lo general sin hora de salida fija.
La información que ofrece el portal de la Secretaría del Trabajo es desalentadora: en el primer trimestre del 2011 “Las carreras mejor pagadas” rondan los $11,000 pesos en promedio, y los diseñadores gráficos no figuramos en la lista.

Y aunque nuestro ex-Secretario de Hacienda jura que con sólo $6,000 pesitos “ya la hicimos” yo estoy segura de que llevar una vida “clase media” requiere más que eso. ¿Es, entonces, una buena opción convertirse en Freelancero en medio de esta economía? ¿es cierto que los freelanceros ganamos más?… la respuesta es Sí, potencialmente puedes ganar más por tu cuenta que trabajando como empleado, pero no hay garantía de que así sea. Como todo en la vida depende de varias circunstancias, a continuación algunas de ellas:

  1. ¿Qué tan bueno(a) eres en tu trabajo? Suena simple, pero si tu trabajo es regular tirándole a mediocre mejor quédate con la chamba que ya tienes y confía en que tu jefe(a) no se dé cuenta. Por el contrario, si consideras que la calidad de tu trabajo es superior y no tiene relación con el mugroso sueldo que te pagan pues ya te viste lento(a) para conseguir un aumento, cambiarte de chamba o comenzar a freelancear. Si eres algo más que bueno en lo que haces tendrás clientes contentos que recomendarán tu trabajo.
  2. ¿Qué tan bueno(a) eres para conseguir tus propios clientes? Si eres de los diseñadores que prefieren concentrarse en la chamba y dejan que sea otra persona la que lidie con los clientes, te tengo una mala noticia: para ser freelancero es indispensable tener dotes de vendedor (te vas a vender tú mismo), contar con nociones de servicio al cliente y relaciones públicas, así que si odias tratar con los clientes, mejor quédate donde estás… o comienza a aprender estas cualidades, nadie nació conociéndolas.
  3. ¿Qué tan competido está tu mercado? es más probable que cotices mejor tu trabajo si tienes una especialidad, por ejemplo la fotografía de producto o la programación de alto nivel. Si piensas ser freelancero para trabajar en lo que caiga, por ejemplo, tarjetas de presentación, volantes y logotipos, vas a tener que batallar mucho más pues ese mercado está saturado por la oferta.

En resumen: si eres bueno(a) en lo que haces, tienes cualidades de vendedor y ofreces un servicio especializado de calidad tienes grandes probabilidades de ganar más por tu cuenta que en un empleo fijo.

Pero antes de que corras a renunciar a tu chamba, déjame platicarte el lado oscuro del freelanceo: trabajando por tu cuenta no tienes un sueldo garantizado, habrá temporadas buenas y temporadas malas; si te enfermas y dejas de trabajar simplemente dejas de ganar; tampoco tendrás aguinaldos, ni repartos de utilidades, ni bonos por puntualidad. Además, todos los gastos correrán por tu cuenta: el pago de la luz, internet, equipo, software, etc.

Por el otro lado, en un empleo fijo nunca ganarás más de lo acordado, sin importar cuánto te esfuerces, a menos claro, que en tu empresa tengas la posibilidad de ascender en el organigrama. Algunas personas prefieren quedarse con la “seguridad” que ofrece un empleo fijo, pero, a menos de que tengas una plaza en el Gobierno, sospecho que a nadie le dan un contrato garantizado por 10 años, así que esta “famosa seguridad” de un empleo fijo no es tan cierta.

Y a tí ¿cómo te va cómo freelancero? o ¿has pensado renunciar a tu trabajo fijo para futuro cercano? No nos dejes con la duda y compártenos tu historia aquí, en los comentarios.