Las canijas agencias de publicidad

iStock_000004362999XSmallNo me gusta generalizar, así que no lo haré: hablaré de MI experiencia con cerca de diez agencias de publicidad pequeñas con las que he colaborado en los últimos años. No he trabajado con más porque, para ser sinceros, NO me entusiasma la forma como tratan a los freelanceros. Nunca las busco, pero por una u otra razón me encuentran y me convencen para que colabore con ellos en las campañas de empresas grandotas, y es allí cuando doy mi brazo a torcer: tal vez será porque me gusta ver mi trabajo en los sitios de internet de esas grandes marcas que, probablemente, nunca se hubieran acercado a mí directamente. Para eso contratan las empresas a una agencia de publicidad, para que les dé soluciones integrales. Concedo que es en parte mi EGO (y mi maldito hábito de comer tres veces al día) el que me ha conducido a aceptar trabajar en estas campañas, aunque mis últimas experiencias me han orillado a replantearme este tipo de colaboraciones.

Comparto cuáles son los puntos que me desagradan de trabajar con las agencias de publicidad:

  • La hipocresía. Extrañamente, la mayoría de las personas que trabajan en ellas, desde la recepcionista hasta los dueños, viven en “Happyland” un mundo donde todos se tutéan, se dan besos y abrazos a la menor provocación, son altamente informales y siempre firman sus correos con un “¿Me apoyas? Mil gracias“. Eso no tendría nada de malo, si no fuera porque no les compro esa máscara de buena-ondita-súper-amigable que desaparece en el segundo exacto en que les recuerdas que te deben el pago de un proyecto.
  • La mala comunicación. Dialogar con el cliente final se vuelve prácticamente imposible, las agencias son muy celosas y evitan a toda costa que escuches de primera mano los requerimientos y objeciones del cliente final. Me rompe el alma que la chica de cuentas me llame para decirme, como quien ordena un Té Chai Latte Venti deslactosado, que al cliente no le gustaron las propuestas y que tendremos que comenzar desde cero. Entonces pienso que la dirección creativa no fue la adecuada o que los representantes del cliente no tienen caraja idea de lo que quieren comunicar.  Otras veces pienso que los vendedores de las agencias de publicidad le tienen tanto miendo al cliente que no osan defender las propuestas, sólo se limitan a apuntar los cambios sin chistar.
  • Su bizarra administración. Lograr que las agencias de publicidad me paguen un anticipo ha sido una labor difícil, pero lo he conseguido. No comprometo mi tiempo si no recibo la confirmación a través del depósito del 50%… cobrar el 50% restante es otra historia. No acepto trabajar bajo el esquema de “Te pagaremos cuando que el cliente nos pague” porque quedaría en la situación más indefensa de todas: no conozco cómo se llevó a cabo la negociación entre el cliente final y la agencia, así que no tengo la certeza de cuando llegará “el día que les paguen”.
    Si la agencia no pactó un anticipo se da por sentado que ésta tiene los recursos económicos para cubrir el desarrollo del proyecto, sin embargo, muchas veces esto no es cierto. La agencia se financia de sus proveedores, hace malabares macabros con los gastos y toman los recursos de otros proyectos para pagar lo urgente. También conozco agencias que “ahorran” en los sueldos porque varios de sus colaboradores son trainees que reciben pagos simbólicos o extranjeros que ni siquiera están dados de alta en nuestro sistema tributario y que cobran menos que los profesionales mexicanos.
  • Su avalancha de solicitudes. Los correos van y vienen en una frenética carrera cuya meta, sospecho, es la de romper el récord de la cadena más grande de emails con CC-CCO-Replay to all-Replay-Replay… hasta el infinito. Nunca logro convencerlos de que todos podríamos ahorrarnos tiempo si alguien, de repente, tiene la buenísima idea de tomar el teléfono y pedir, de forma concreta, justo lo que requiere, sin necesidad de enviarle una copia a todo el mundo.
  • El anonimato. Al final del día quien se pondrá la “estrellita” por mi trabajo es la agencia de publicidad ya que yo no podré presumir el resultado que incluye mi colaboración. Así que, nada de mostrarlo en mi portafolios… sólo lo sabrá mi mamá.
  • Te ven como su empleado a tiempo completo: Lo que más me desconcierta de trabajar para una agencia de publidad es que piensen que eres un recurso que está tan disponible como uno de sus empleados. Demandan atención completa a tiempo completo por el periodo que dure el proyecto. Debo estar comprometida con la marca tanto como ellos y, cuando termine, se olvidarán de mí sin el menor problema. Justo es en este momento cuando necesito echar mano de mis mejores habilidades para conseguir que el pago del saldo se haga contra entrega, de lo contrario ya sé que me la pasaré persiguiéndolos hasta el cansancio… hasta que dejan de responder mis correos y no me toman la llamada.

Entonces me pregunto ¿dónde quedó toda la buenísima vibra del principio? ¿a dónde se fueron las promesas de más trabajo? ¿qué pasó con tantas sonrisas y palabras lindas? Podría pensar que estoy haciendo algo mal al elegir con quien trabajar, pero las experiencias de otros freelanceros me confirman que muchas agencias de publicidad pequeñas son bien canijas.

Comienzo a replantearme este tipo de colaboraciones, yo me lo pierdo.

24 comentarios en “Las canijas agencias de publicidad

  1. Tu siempre tan acertada Leonora, si algo me pasa siempre, es que me pasan los “requerimientos” de algún proyecto, pero resulta que así fue como lo entendió el jefe (que no es diseñador) y resulta que cuando entrego las propuestas el “cliente” hace miles de cambios porque sus requerimientos eran diferentes… volviendo a hacer todo, o la mayoría otra vez, al final trabajas doble, y cuando resuelves la mejor propuesta efectivamente la estrellita es de todos, menos de uno. ¡Rayos! Creo que es la biografía de muchos. Saludos.

    • Justo por lo que comentas (eso de recibir cientos de cambios) es que alguna vez le propuse, a una agencia de publicidad, trabajar por “tiempo”: después de hacer la entrega les cobraría una iguala por cada semana extra de cambios y modificaciones. Obviamente no aceptaron.

  2. Muy cierto lo que dices Leonora, y yo agregaría a la lista de clientes nefastos a algunas editoriales, llevo un rato ya trabajando como ilustrador freelance y me he topado con casos muy similares algunas editoriales :S. Son como depredadores oportunistas que se aprovechan de el que se descuida…

  3. En las agencias de mi país Costa Rica se que hay un muro formado entre diseñadores y los de cuentas, y que decir de los jefes. Muchos de ellos son un un cultivo al ego plástico y son gente que llega por el apellido, sin tener mucha experiencia.

  4. Pues eso que comentas no sólo les pasa a los freelanceros, nosotros como impresores trabajamos también con muchas agencias chirris y la cosa no cambia mucho.
    Te faltó mencionar que por lo general se tardan muchísimo a pasar la información, o sus negociaciones se retrasan y luego le pasan el proyecto quemadísimo a ‘los de afuera’.
    Quizá el secreto es que si ya sabemos cómo son tenemos que cobrar ese desgaste que vamos a tener. Ni modo u__u

  5. Rayos! y no hay manera de contactar al cliente sin intermediarios? digo, si al final quien se queda con todo el crédito es la canija agencia. Seguro hasta se queda con un porcentaje bastante elevado del cobro y te pasan lo que les sobra o les da la gana.

  6. Si se ha de trabajar para una agencia, mejor que te contraten de tiempo completo, por que de lo otro… pero bueno como dijo la ilustre Lic., ese maldito habito de comer 3 veces al día…

  7. Pingback: Cuánto necesitas para empezar como freelance (Podcast) | Clientes malos

  8. Sin duda todo lo que escribes es cierto (Por lo menos en donde yo estuve), estuve de Trainee en una agencia de publicidad (Por lo menos de las “conocidas” en cuanto a BTL) y pagaban muy poco y no te tenían en nomina, sin contar esa “hipocresía” de la que haces mención, aunque en este punto no era de todas las persnas.

    No soy diseñador, pero también algunas cosas que comentas se aplican para otras áreas, buen articulo.

  9. Uff tu boca esta retacada de verdad, yo he trabajado al igual que tu en agencias medianas que son contratadas por agencias grandes y yo a su vez he contratado a agencias pequeñas para hacer las campañas… Algo que me di cuenta desde el inicio es que el mundo del Mkt digital al menos en Mexico no es justo, sin embargo desde un inicio decidi que iba a hacer todo lo que estuviera en mis manos para hacerlo lo mas justo posible, asi he generado una increible relacion hacia mis proveedores, sin embargo como comentas cansa y desgasta…. Actualmente estoy sin empleo y me resisto a entrar a una agencia pero como bien dices tengo la mala y estupida costumbre de comer 3 veces al dia y desgraciadamente comer bien…

    • Sí, claro, mientras no te hayan pedido que firmes el famosísimo “contrato de confidencialidad” donde muchas veces te “informan” que no podrás hacer uso de los materiales generados (ni en tu portafolios).

  10. Si ya tienes 20 años como Freelance, porque no presentarte como Agencia de Publicidad y tu ser quien mueve la orquesta, no dudo que debe haber muchos diseñadores, ilustradores que puedas subcontratar en caso de necesitarlos, pero tu ser quien esté al frente de todo, posiblemente si volteas la tortilla las cosas sean mucho muy diferentes, es una idea, no se que tan difícil pueda ser hacer esto, porque además se ve que eres alguien muy responsable, saludos.

  11. Creo que la serie de abusos de la agencia hacia el freelance es un reflejo de un país en crisis. Si no te alineas, simplemente te desechan y buscan otro. Asi de facil.

    • … y si te alineas terminas mendigando tu pago. Mejor que busquen a otro. Las agencias que reconocen el valor de mi trabajo se tienen que alinear conmigo: y es bien fácil, ellos tienen un cliente con una necesidad, yo tengo la respuesta a esa necesidad y la vendo en X cantidad. Si a la agencia le parece justo entonces me pagan el 50% de anticipo y 50% contra entrega. Ellos tiene un cliente y un proveedor contentos (y viceversa).

  12. Pingback: Curación de Enlaces Vol. 70: Medios sociales en Boston, freelancers y agencias, Google y el secuestro de los enlaces | Ornitorrinco Digital

  13. yo apenas voy empezando en esto del free lance y sinceramente me ayuda mucho este tipo de cosas para abrir los ojos y evitar errores, creo, pues al final siempre salgo perdiendo de una u otra forma, pero siento que un poco menos. Tal ves solo me estoy lavando el cerebro :-/
    Gracias por compartir…!!

  14. Me parece muy interesante tu punto de vista. Sabiendo que esto es muy común y tratando de cambiar ese concepto; nosotros respetamos el trabajao de todos (freelanceros, Integrantes del equipo, colaboradores).
    Para nosotros la “palabra” cuenta mas que el contrato.
    Las agencias se abusan siempre.
    saludos.

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s