La impuntualidad de los diseñadores

Diseñadora impuntualUna de las malas famas que tenemos los diseñadores, y en especial los que trabajamos por nuestra cuenta, es la falta de puntualidad en las entregas. Y esa mala fama está ganada a pulso: muchos colegas consideran que no es tan malo entregar uno o dos días después de la fecha comprometida. Desafortunadamente la cultura de la impuntualidad nos hace daño a todos, genera gastos innecesarios, estresa las relaciones con los clientes y daña nuestra imagen profesional.

Tuve un cliente que siempre me solicitaba los proyectos con gran urgencia, me enviaba un correo para explicarme su solicitud, me llamaba por teléfono a los cinco segundos de haberlo enviado y casi lo tenía respirando sobre mi oreja durante el desarrollo. En ocasiones me enviaba mensajitos el fin de semana para preguntarme cómo iba su proyecto, total que ya me traía mareada. Lo desagradable es que me dí cuenta que me mentía al respecto de sus fechas límites, poco a poco comprendí que sus “urgencias” no lo eran tanto. Casi siempre, dos días después de haber recibido los archivos finales, seguía solicitando modificaciones pues “casualmente” le habían aplazado la entrega. Así que un buen día le dije:
–¿Oye Fulanito, porqué siempre andas en el corre-corre con tus proyectos? ¿porqué me haces solicitudes con tanta urgencia, como si no te fuera a cumplir? ¿cuándo te he quedado mal con una entrega?
–No me has quedado mal porque yo no dejo que me quedes mal. No lo tomes personal, pero sé que a los diseñadores hay que estarlos correteando para que entreguen a tiempo. Si les das chance, se vuelven bien colgados.
Yo me quedé con la boca abierta: estaba recibiendo ese trato gracias a las malas experiencias que él había tenido con otros proveedores. Tiempo después, y en vista de que yo siempre le entregaba su trabajo justo en la fecha acordada, aprendió que a mí no necesitaba estarme pastoreando para que cumpliera con las fechas de entrega.

Una sugerencia para irnos quitando la mala fama de colgados

Los freelaceros necesitamos darle a los clientes la certeza de que recibirán su proyecto en la fecha acordada, punto.
Si un cliente no recibe su proyecto en el día prometido muy probablemente sea porque nosotros no calculamos correctamente nuestros tiempos de desarrollo, y eso es grave.
Si tú quieres cobrar como profesional debes saber exáctamente cuántas horas/días requerirá cada fase de un proyecto, también debes contemplar algo de tiempo para los imprevistos, como quedarse sin conexión a internet durante toda una mañana. Obviamente hay eventos extraordinarios que se salen totalmente de nuestro control, pero estos serán la exepción, no la regla.

Para calcular adecuadamente nuestros tiempos necesitamos contemplar que los proyectos no se deben abordar como si se trataran de desarrollos absolutamente continuos, esto es, si su realización demanda diez horas no debo de ser simplista y pensar “si mañana le dedico todo el día lo saco sin problemas”. Esa es una manera irreal de calcular el tiempo. Si yo evalúo que un proyecto tomará 10 horas de trabajo ya sé que, en la práctica, serán dos días de trabajo. Lo explico: casi todos los días paso cerca de 10 horas en mi despacho, PERO de esas 10 horas debo restar el tiempo que dedico a contestar correos, responder el teléfono, elaborar una cotización, prepararme un café, revisar mi tuíter, ir al baño, comer, correr tras el señor de la basura, jugar con el nuevo doodle, separar a mis gatos que se están peleando, etc. Entonces, siendo realista, ya sé que sólo podré dedicar seis horas a trabajar de lleno en determinado proyecto. Entonces al cliente debo decirle que, a partir de la recepción de su anticipo, me tomará dos días realizar su trabajo.

He de confesar que cuando era más joven tenía la mala costumbre de dejalo todo “para el último momento posible” creo que disfrutaba el rush de adrenalina que se produce cuando estás trabajando contra el reloj, en una especie de reto personal que me llevaba a trabajar hasta la madrugada. Comía cualquier tipo de fast food que evitara despegarme de la computadora. En resumen, me la malpasaba, pero yo decía que lo disfrutaba. Lo malo de ese modo kamikase era que cualquier imprevisto me hacía perder el control. Diseñar a las 2 de la mañana, mal alimentada y sin haberme bañado en todo el día, dejaba de ser divertido. Luego mi salud me hizo un llamado de atención y me obligó a comenzar a organizar mejor mis horarios.

Para mí, una fecha de entrega es un compromiso que estoy totalmente dispuesta a asumir, yo sabré qué tengo que hacer para cumplirla. Si se calculan correctamente los tiempos JAMÁS se debe llamar a un cliente para pedirle un prórroga. De la misma forma yo no aceptaré que el cliente me cambie la fecha de pago ¿me explico?

Actualmente me entra una sensación de desesperanza cada que escucho a un colega que, por ganarse un cliente, promete fechas de entrega que de antemano sabe que no cumplirá. Al final eso nos hace daño a todos.

20 comentarios en “La impuntualidad de los diseñadores

  1. En mi experiencia y sin tratar de justificarnos, mucha de la mala fama que se tiene en el gremio es provocada también por el incumplimiento de tiempos por parte de los impresores, que tengo que estar correteando así como el caso que comentas. Ahora contemplo el famoso “colchón” para esos casos. Cuestión de ir viendo como funcionanlas cosas.

    • Hola Israel.
      Tu comentario me lleva a sugerir dos cosas:
      1. El tip para evitar que tu actual impresor te entregue tarde: cuando acuerden el costo de tu impresión solicítale que te ponga por escrito el precio y fecha de entrega comprometida, abajo pídele que te escriba el descuento que te dará por cada día de retrazo. Te garantizo que a partir de ese momento te dará fechas de entrega reales.
      2. Si aún así no consigues que el impresor te entregue a tiempo ¡cambia de impresor aunque te cueste más! lo que te estás ahorrando de dinero lo estás perdiendo en tiempo.

      Saludos.

    • Y por otro lado la mayoría de los impresores tenemos que hacer milagros para entregar a tiempo porque hay muchísimos ‘diseñadores’ que son incapaces de entregar los archivos a tiempo y de la forma correcta.
      Nosotros en cada cotización ponemos el tiempo de entrega y la nota *A partir de recibir correctamente los archivos por parte del cliente* porque una cosa es que los manden y otra que esos archivos nos sirvan.
      Nosotros no somos barateros, pero es rarísimo que fallemos en una fecha de entrega y me choca que se atrasen en el diseño y luego quieran que nosotros compensemos los tiempo… la máquina trabaja a cierta velocidad punto.

      • Hola Alletta:
        Entiendo el comentario perfectamente, es muy común “echarle la bolita” al impresor.
        Ojo diseñadores: “Porque una cosa es que los manden y otra que esos archivos nos sirvan.”
        Al final TODOS debemos ser puntuales en nuestra parte del trabajo, en la entrega de la información, los archivos, el anticipo, las impresiones, etc. etc.
        Sólo así podemos colaborar sin fricciones y ser felices.

  2. Ojalá los clientes pagaran con la puntualidad que exigen, de entrada…

    Pero bueno, independientemente de ésto, la verdad es que no siempre el trabajo creativo es totalmente predecible. Sinceramente, en ocasiones yo no sé si la solución para un logotipo, por ejemplo, la voy a encontrar en seis o doce horas, o veinte minutos. Y muchas veces es necesario pedir prórrogas, y el cliente lo debe saber. Por eso siempre doy tiempos tentativos, nunca definitivos, y si el cliente me obliga a tener plazos exactos, debe pagar más y perfectamente a tiempo.a

    Hay que entender que el trabajo creativo y artístico no puede ser puesto en el mismo cajón que otros trabajos que sí son completamente predecibles en sus métodos y tiempos.

    En resumen, hacer diseño no es hacer enchiladas.

    • Hola Meave.

      Coincido contigo en que el proceso creativo no es igual para todos los proyectos. A mí me ha pasado que “la musa se tarda en visitarme”, pero no puedo decirle a un cliente que no tengo una idea clara del tiempo que me llevará presentarle una solución.
      Por supuesto que hacer diseño no es hacer enchiladas, sin embargo, si tú ofreces el servicio de diseño de manera profesional es indispensable que conozcas tus tiempos de lo contrario estarás perdiendo dinero.
      Cuando elaboro una cotización debo saber claramente qué le voy a cobrar al cliente, si no tengo una idea bastante acertada de mis tiempos, corro el riesgo de sobrevenderme y comenzar a retrazar otros proyectos. ¿Se han has fijado que en el aeropuerto nomás se atora un avión y todo se vuelve un relajo?

      Y me quedé pensando en eso del trabajo “artístico” y/o “creativo”, será tema para otro post.

      Gracias por pasar a comentar.

    • Así es Sandy, a nadie le debería resultar raro que los profesionales cumplan con sus compromisos. Imáginate que te piden unos folletos para una exposición que realizará del 12 al 14 del mes y a nosotros se nos hiciera fácil entregar después :(

  3. Hay que dejar de ser un diseñador masoquista y organizar su flujo de trabajo para que no afectar la salud y su vida social. También es un mal hábito esperar que se le venga la inspiración para arrancar el proyecto, lo cual hará que se tenga que trabajar contra reloj, con stress, y hasta maldiciendo a los dioses del Olympo porque los imprevistos que aparezcan.

    Saludos.

  4. Este blog me ha gustado mucho, me parce que incluso podria manejarse la idea de

    LA LISTA NEGRA (de clientuchos que adan por ahi abusando de los inexpertos diseñadores!!!)

    Por mas mala onda que se oiga, mi deseo es que al definir mínimos puntos de acuerdo, las necesidades del cliente sea cubiertas sin necesidad de forzar la maquinaria creativa del ilustrador o diseñador

    ¿Maquinaria creativa?

    Si, usted es una bestia en el amor? una sabandija para pagar? una bala para las mujeres? una tormenta de pasiones? pues entonces yo soy una maquinaria creativa de ideas y de propuestas.

    ¿Como se satura la maquina creativa de todo diseñador?

    a) el diseñador no es tan bueno como se vendió y como de lugar, el cliente quiere resultados, OLVIDELO, búsquese otro mas bueno! (pague de una vez lo poco que le trabajó y no pague después lo malo que resultará la entrega)

    b) el cliente no define ideas y cree que el ilustrador las tiene, cuando la única verdad es que el ilustrador ilustra ideas, trabajadas previamente, laboriosamente, junto al cliente o solo, pero con un trabajo previo

    c) el cliente quiere que el ilustrador se desvele, que trabaje 15 horas al día al igual que sus secretarias y que le tenga la misma paciencia que ellas. Nadie puede trabajar con fluidez mas de 7 horas.

    c)el diseñador es un revendedor y busca gente con agendas apretadas que el ayuden a terminar su proyecto

    Desafortunadamente así es como funciona la mayoría de relaciones con el cliente y el diseñador, lamentablemente para proteger la calidad del trabajo, aconsejo, abdicar al cliente.

    Solo 3 puntos mas.

    a) cambios:

    De desarrollo, son validos y nunca terminan, pues nunca se acaba de una obra gráfica al menos que seas Leonardo DaVinci. ( Se deben de pactar mínimo 3 en borrador, y en desarrollo se debe de dar aviso, por que a nivel propuesta no importa, pero a nivel entrega deben de ser también considerados en el presupuesto).

    “Me gusta, perfecto, ahora en vez de cochecito rojo, que sea lo mismo, asi asi, pero… en cohete, si un cohetito, mañana los tendrás?”

    Esto casi siempre pasa cuando el cliente no es el cliente, es un revendedor, y no tiene toda la información.

    b) reventa

    La reventa en freelance es la habilidad para coordinar proyectos y presentar servicios a distintos clientes finales pero ayudado de una red de relaciones publicas con profesionales a quienes se les contrata de manera exterior. Fabuloso! Solo que el diseñador ya entregó su trabajo y no tiene por que esperar fechas de cobro que tiene las oficinas, si él no pertenece a ella, ni tampoco es parte del crew, abrigado con derechos laborales ni nada parecido.

    No hay nada mas injusto que decirle a quien ha trabajado 15 horas en un proyecto:

    “pues aver,,,, ojala le guste al cliente”

    es decir, entonces ¿no me pagaras?

    c)agentes

    Me han dicho alguna vez “los perfiles creativos son muy caros, la nomina no puede solventarlos todo el año, es por eso que pedimos el servicio de compañías outsorcing para contactarle” … Muchas veces los encargados de buscar talentos (así se le nombra al equipo de trabajo en oficinas de índole creativo) no tiene mucha idea, adivinan. luego me dijeron después de avalar mi portafolio y que les gustara “¿Que acaso note dijeron que tendrías que venir sábados y domingos?”

    o “ayúdanos con la creación de este personaje….”

    ¿como ayudanos?

    Fui a una agencia de publicidad, escuche al cliente, presente 3 propuestas, a nivel borrador, después de dos semanas, les pregunté… ” y como nos fue?” “ha si si si.. el cliente no la quiso.. pero bueno te tendremos en cuenta, para otras ocasiones”

    En fin.

    Es difícil defender el trabajo frente a clientes que están por repartir el presupuesto que ya dieron y que apenas están en busca de mas profesionales quienes a su vez les piden presupuesto… se le llama MACHETAZO y es cuando el re vendedor, ahorra gastos de un presupuesto ya liberado y le paga mal al profesional

    Todo esto lo escribo, para que y que se valore a cualquier profesional que ofrezca sus servicios freelance.

    Fin

  5. Todo diseñador tiene esa mala costumbre de no tener sus tiempos medidos en lo que harás y eso es importante para toda persona mas para uno que trabaja para otros y que su opinión cuenta.
    Tener una mala puntualidad puede afectarte a tu vida personal como laboral.
    Así que hay que organizarnos, seque todo lleva un proceso y por eso mismo debes medir tiempos y saber cuanto tiempo te va a costar todo el trabajo a desarrollar, saber hacer esto te llevara a que te tomen en cuenta mas personas y que tengan confianza en ti.

  6. Yo solo añadiría que una vez que tenemos claro nuestros tiempos para un proyecto, seamos honestos cuando un cliente nos pida una entrega para una fecha que se sale por mucho del tiempo real para su elaboración. No por la pena de decirle que no al cliente o por la presión de perder un proyecto, nos ahorquemos con tiempos que no vamos a poder cumplir. ¡Saludos!

Tu opinión me interesa, deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s